Twitter restringe el uso de su API y desata la furia de los desarrolladores

CloudFabricantes de SoftwareProyectos
0 0 1 comentario

La red de microblogging ha anunciado importantes cambios en su interfaz de programación de aplicaciones, como requerir autenticación continua y limitar a 100.000 el número de usuarios por programa de terceros.

Twitter ha anunciado estrictas medidas acerca de cómo podrá ser usada su API (interfaz de programación de aplicaciones) de ahora en adelante, en un intento de limitar la sangría de beneficios hacia aplicaciones de terceros tipo Tweetbot o Echofon. Y lo ha hecho entre el sonoro cabreo de la comunidad de desarrollo.

En concreto, la versión 1.1 de la API de Twitter aplicará restricciones en el número de usuarios que pueden acceder a la plataforma a través de las aplicaciones, y alientará a una mayor interacción entre los creadores de las mismas y la empresa. De hecho, aquellos desarrolladores que quieran sobrepasar la barrera de 100.000 usuarios deberán solicitar permiso explícito a la compañía de Jack Dorsey. Mientras que aquellas apps que ya tienen 100.000 miembros podrán seguir aumentando su base de usuarios hasta los 200.000 como máximo.

Aunque en la actualidad Twitter permite a los desarrolladores acceder a los datos públicos sin identificarse, bajo la nueva normativa requerirá autenticación en cada petición individual. Este cambio en particular tiene por objetivo prevenir usos maliciosos, así como obtener un mayor conocimiento acerca de qué tipo de aplicaciones tienen acceso a la API.

El sitio del pajarito azul también reducirá el número de llamadas que se pueden realizar a la API en una hora, con un tope de 60. Ha modificado su terminología para reflejar una postura más dura, de modo que las “directrices” ahora son “requisitos”, y se castigará a quienes no cumplan con lo establecido con la revocación de sus claves de aplicación.

Los cambios fueron anunciados a finales de la semana pasada y entrarán en efecto a lo largo de los próximos seis meses, tiempo otorgado para acometer las migraciones necesarias.

Twitter, que compró el cliente Tweetdeck en mayo de 2011, quiere reorientar el desarrollo de terceros hacia otro tipos de aplicaciones como aquellas que se ocupan del análisis, la integración de plataformas y todo el componente empresarial asociado.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor