Vídeo del iPhone 6S muestra que sería ligeramente más grueso, ancho y largo para impedir que se doble

InnovaciónInvestigación y Desarrollo

Uno de los problemas que surgieron al comienzo de la vida comercial de los nuevos iPhone 6 tenía que ver con la sorpresa que se llevaron algunos usuarios al ver la facilidad con la que en algunas circunstancias el dispositivo llegaba a doblarse. Unas leves modificaciones en el diseño de la carcasa de la inminente nueva generación de dichos modelos acabaría con la posibilidad de que vuelva a suceder. A continuación te mostramos un vídeo de lo que supuestamente sería una carcasa del nuevo iPhone 6S donde se compara con su actual antecesor para comprobar esa milimétrica diferencia.

También conviene recordar que la casuística existió pero no fue ni mucho menos masiva sino más bien anecdótica y excepcional, pero es cierto que algunos usuarios de iPhone 6 y especialmente 6 Plus pudieron comprobar como sus dispositivos se doblaban. El aumento de tamaño, la extrema delgadez del chasis, su composición metálica (sometida a la misma presión una carcas de plástico probablemente se habría partido) y el escueto grosor del dispositivo se aliaban para que en circunstancias muy concretas de presión la estructura perdiese su rigidez con la consecuencia de un doblez que incluso en ciertos casos no impedía que el móvil continuase funcionando a la perfección.

Algunos usuarios informaban de que su iPhone se doblaba tras haber conducido durante horas con él alojado en el bolsillo trasero del pantalón… casi parece obvio que esa no es la mejor forma de tratar a un móvil. En un primer momento Apple pareció solucionar el problema con una remodelación de urgencia empleando una modificación en la aleación de la carcasa pero ahora en Cupertino están decididos a aprovechar la remodelación anual de su dispositivo estrella para dotarlo de mayor rigidez.

A tal efecto se habrían aumentado de manera casi imperceptible las dimensiones de la carcasa. El iPhone 6 mide 138,09×66,91 mm mientras que el iPhone 6S mediría 138,26×67,16 mm. Unas diferencias de apenas décimas de milímetro pero que resultarían definitivas para añadir rigidez al smartphone de Apple. También habría una escasa pero determinante diferencia en el grosor de la propia carcasa del iPhone con respecto a la del iPhone 6S, que medirían 1,14 contra 1,90 mm. Curiosamente esta ampliación de tamaño no habría hecho “engordar” dicha carcasa puesto que si la del actual modelo pesa 27 gramos la del nuevo, a pesar de que como decimos es más larga, más ancha y más gruesa, pesa 25 gramos, es decir, dos menos.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=bSMUGGu7l-4[/youtube]

A simple vista es muy difícil detectar tan sutil diferencia así que como vemos en el vídeo hace falta un calibre o pie de rey digital para medir con la máxima precisión las dos carcasas y detectarla, dando por supuesto que la del iPhone 6S es real, aunque hay insistentes rumores desde hace algún tiempo acerca de este refuerzo que trataría de evitar un nuevo bendgate.

Adicionalmente un examen concienzudo de la propia estructura interna de la presunta nueva carcasa del iPhone 6S mostraría leves alteraciones en su diseño que permitirían cambios también muy menores en la disposición de algunos elementos internos o incluso de otros externos, como una ligera reubicación en posición y tamaño de los botones laterales.

vINQulo

Unbox Therapy

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor