A fondo: ¿Cómo aprovecharán las empresas la revolución 5G?

5GEmpresasInnovaciónMovilidadOperadoresRedes

La ‘era 5G’ ha arrancado este mes en España. Al margen de los beneficios para el usuario final, esta tecnología tendrá gran repercusión en ámbitos como la industria 4.0, la movilidad, la atención médica, el entretenimiento, etc.

La primera red comercial 5G se estrenó en España hace apenas medio mes, de la mano de Vodafone. El operador ha incluido 15 grandes ciudades españolas en su primera oleada de despliegue 5G.

El resto de las compañías de telecomunicaciones no han fijado aún fecha para el arranque de sus redes 5G, aunque todo parece indicar que habrá que esperar hasta el año próximo. De hecho, Meinrad Spenger, CEO MásMóvil, considera que “la gran revolución no va a llegar ni este año, ni el que viene”, ya que “la tecnología no está madura”. No obstante, adelanta que su grupo tiene previsto instalar algunas antenas de 5G “para probar, pilotar y ofrecer a algunos clientes en determinados sitios una experiencia de 5G”.

Huawei y Ericsson han tenido mucho que ver en la llegada del 5G de Vodafone. Pero esto no es fruto de un día. La compañía de origen chino y la operadora realizaron la primera llamada 5G del mundo en febrero de 2018, entre Castelldefels (Barcelona) y Madrid. Y en junio, Vodafone anunció el despliegue precomercial de los primeros nodos de red 5G NSA en zonas céntricas de Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Bilbao y Málaga, también en colaboración con Huawei. Además, la empresa china y Telefónica realizaron la primera videollamada internacional en red real con tecnología 5G entre operadoras del Grupo Telefónica, entre Londres y Málaga. Y ahora es proveedor del core de red 5G del operador briránico. 

Por su parte, Ericsson tiene ya 9 redes comerciales 5G activas en 4 continentes, incluyendo la de nuestro país. Es proveedor tecnológico y de red en ciudades como La Coruña, Vigo y Gijón. Además, pronto pondrá en marcha pruebas piloto en otros emplazamientos de Galicia, de la mano de Telefónica. “Desarrollaremos ocho casos de uso en los que se va a experimentar e innovar en materias de ancho de banda, baja latencia, arquitectura de red NSA y SA, network slicing, edge computing y tecnología de antenas activas”, explica Somaya El Marrakchi, responsable de redes de Ericsson.

Los pilotos que Telefónica desarrollará e implantará con Ericsson cubrirán ámbitos tan variados como la asistencia a la conducción en el túnel de Cereixal (Lugo), para mejorar la seguridad de los vehículos que transiten por él; la supervisión de la infraestructura ferroviaria de Lugo mediante drones con cámara; o la producción de eventos deportivos con TV5G en el estadio de Riazor y en la ciudad deportiva de Abegondo (La Coruña).

Y Nokia también tendrá su lugar en la implantación del 5G. “Somos suministrador de infraestructura de redes móviles de Telefónica y estaremos preparados para desplegar 5G tan pronto como Telefónica decida acometer el proyecto. Al mismo tiempo, tenemos la ambición de incrementar nuestra presencia en otros operadores y estamos trabajando intensamente en ello”, declara Fernando Corredor, Marketing & Corporate Affairs de Nokia España.

Más allá del smartphone

La llegada de la tecnología 5G mejorará la velocidad de transmisión, la latencia y la estabilidad de la señal. Todo eso lo notaremos en nuestro smartphone, pero trascenderá mucho más allá. “El 5G multiplica por 10 la velocidad de descarga, reduce la latencia a menos de 5 milisegundos en condiciones ideales, permite multiplicar por 100 el número de objetos conectados a la red y posibilita el desarrollo de nuevos servicios multimedia y aplicaciones que requieran conexiones ultrarrápidas”, precisa Vodafone.

Por este motivo, Huawei considera que “no será una simple nueva generación de telefonía móvil, sino más bien el habilitador fundamental para la transformación digital de la sociedad y el desarrollo de la cuarta revolución industrial”.

Por ejemplo, El Marrakchi remarca que la tecnología 5G traerá la “posibilidad de implementar de forma efectiva comunicaciones masivas de máquinas que requieren conectividad con millones de dispositivos”. Esto permitirá el seguimiento de activos en un almacén, una fábrica o una granja, así como la monitorización de gran número de sensores en coches u otra maquinaria, haciendo posible el mantenimiento predictivo.

Además, el 5G proporciona conectividad instantánea, ultrafiable y resistente en comunicaciones críticas de máquinas que exijan rendimiento, baja latencia y disponibilidad. “Permitirá los procedimientos médicos remotos, el uso de aviones teledirigidos para inspeccionar activos remotos o el control remoto de maquinaria en condiciones peligrosas”, indica la responsable de Ericsson. Asimismo, la nueva tecnología introduce una mejora de la banda ancha móvil para una conectividad masiva, dando respuesta al aumento de la demanda de banda ancha móvil.

David Oliván, vicepresidente y responsable de TMT de Capgemini Invent, cree que “el 5G va a actuar como catalizador y acelerador de la implantación de otras nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial y, más especialmente, el Internet de las Cosas (IoT)”. Según explica, “el 5G multiplica exponencialmente la densidad de dispositivos conectados por kilómetro cuadrado, lo que potenciará las posibilidades del IoT hasta niveles antes inimaginables”.

El Marrakchi cree que esta tecnología supondrá una auténtica revolución. “En poco tiempo, hablaremos de coches conectados, robots, contenedores de embarque, campos agrícolas, sistemas de tráfico… y todo ello gracias al 5G. Se convertirá en la tecnología clave para la industria y sobre la que se fundamentarán soluciones y servicios como la conducción autónoma, la cirugía robótica remota o el uso de realidad aumentada para cualquier tipo de actividad”.

Además, incide en que la digitalización de la industria y su adaptación al 5G generará “una ganancia potencial de ingresos de hasta un 36% para 2026”, abriéndose un interesante escenario para los proveedores de servicios de comunicación. “Al generar nuevos casos de uso, nuevos servicios, nuevos modelos de negocio y nuevos ecosistemas, los proveedores de servicios pueden beneficiarse de una oportunidad de mercado global de hasta 619.000 millones de dólares en 2026, según nuestro informe ‘The 5G Business potential’”, apunta la responsable de Ericsson.

Industria y suministros

Todas estas características serán esenciales en la ejecución de acciones que exigen una reacción inmediata, dando lugar a interesantes aplicaciones en el ámbito industrial. Oliván detalla que esta tecnología permitirá el “control de infraestructuras críticas y gestión remota de actividades en entornos de riesgo”.

También tendrá aplicación en la optimización de redes de distribución de agua, electricidad, etc. “5G presenta una oportunidad especialmente para industrias de toda condición. Seguramente, a nivel mundial, los mayores cambios se producirán en la industria de la energía y los servicios públicos, seguidas de cerca por los sectores manufacturero y de seguridad pública”, declara El Marrakchi. En este sentido, adelanta que “se prevé el desarrollo de nuevos modelos de negocio descentralizados”.

Corredor también incide en que esta tecnología facilitará un procesamiento de datos más rápido y complejo. “Esto aumentará radicalmente la potencia y la velocidad del IoT industrial. En lugar de utilizar dispositivos de IoT y tecnologías móviles exclusivamente para supervisar el rendimiento de los equipos y obtener flexibilidad operativa, una fábrica o una mina puede hacerse totalmente autónoma y automatizada, adaptándose a las necesidades de diseño, a los cambios de suministro, etc., ya que la potencia de cálculo y las redes de banda ancha flexibles estarán disponibles en la planta para que esto sea posible”, anota.

En esa misma línea. el responsable de Capgemin Invent pone un ejemplo de uso. “Un pozo petrolífero podrá detectar la eficiencia de las extractoras en tiempo real y realizar predicciones de mantenimiento para evitar rupturas en el suministro”.

Movilidad y logística

El despliegue 5G impulsará la conducción a distancia y autónoma de vehículos y la creación de ecosistemas de vehículos digitales conectados, “optimizando el transporte de pasajeros y mercancías, y minimizando el riesgo de accidentes”, asegura Oliván. Huawei destaca sus posibilidades en la gestión del tráfico “en un entorno donde el coche autónomo, los semáforos e incluso las señales de tráfico requieren de una conexión y tiempo de respuesta rápida”.

En este sentido, el experto de Capgemini Invent afirma que “los vehículos autónomos estarán conectados a las plataformas de terceros o de los fabricantes, que les darán instrucciones constantes según el tráfico existente y de entretenimiento a la carta, aprovechando que el conductor no deberá estar concentrado en la carretera. Y lo mismo ocurrirá con los semáforos de las ciudades, que podrán autorregularse para actuar de manera diferente durante los momentos de atasco o de menor flujo de automóviles”. Además, el responsable de Nokia reseña que “esta información ayudará a los gobiernos municipales a monetizar el coste de esta infraestructura, ahorrando dinero a los contribuyentes y liberando presupuesto para nuevas áreas de inversión”.

Asimismo, dicha información podría ser utilizada por empresas de transporte y logística para optimizar sus operaciones. Además, Oliván pronostica que “los nodos logísticos realizarán seguimiento de los paquetes y evaluarán constantemente las condiciones de las mercancías, aspecto clave en las más delicadas, como alimentos o fármacos”.

Corredor presenta otro ejemplo. “Si los aeropuertos pudieran transmitir sin problemas la videovigilancia de manera inalámbrica en las pistas o enviar actualizaciones en tiempo real a los equipos de tierra, se obtendrían enormes ganancias en seguridad, productividad y eficiencia; y se ayudaría a evitar los miles de millones de euros en costes causados por los retrasos en los vuelos”.

Otras aplicaciones

Las aplicaciones de esta tecnología se extiendes a otros muchos ámbitos.

Salud y atención médica. Oliván pone el acento en el “acceso remoto a servicios médicos, basados en datos del paciente en tiempo real y sistemas de tratamiento preventivo”. Asimismo, Huawei habla de la teleasistencia en operaciones a distancia.  “Un cirujano en Tokio podrá operar en una zona remota de Bulgaria en tiempo real”, apunta el CEO de MásMóvil. También se podrían emplear vehículos no tripulados -drones, por ejemplo- para dar asistencia en situaciones de emergencia y rescate. Además, el representante de Nokia señala que disponer de mayor información contribuirá a mejorar los servicios de emergencia de respuesta rápida, mediante la coordinación inteligentemente de los sistemas y la información.

Entretenimiento. El 5 permitirá “emisión a gran escala de eventos en directo mediante nuevos formatos de alta calidad -4K, video 360º-”, anota Oliván. También apoyará el avance del vídeo 8K. El responsable de Nokia indica que ya hay “un canal 4K de la plataforma comercial IPTV de Telefónica que se envía a través de 5G a un autobús público con pantallas de televisión”. Además, Huawei opina que esta tecnología estimulará el crecimiento de RV, RA y juegos en tiempo real. Además, El Marrakchi piensa que dará lugar a “la expansión de contenidos digitales a través de nuevas plataformas y nuevos actores en el mercado OTT y VOD”.

Turismo. El experto de Capgemini Invent también cree que la red 5G ayudará al desarrollo de funcionalidades de RA aplicables al sector turístico, como información en tiempo real, interpretación multilingüe, entornos turísticos virtuales, etc. Por ejemplo, Nokia ha realizado ya proyectos de realidad mixta con 5G, como ‘Tapas en Segovia’, “fusionando la degustación de tapas con un escenario inmersivo remoto”, comenta Corredor. Asimismo, Spenger señala que el 5G va a permitir que “visites el museo del Louvre o las cataratas del Niágara cuando vayas en tren o una visita presencial se enriquezca con realidad aumentada”.

Comercio. “El 5G posibilitará un comercio electrónico y omnicanal sin fisuras y permitirá un aumento del uso de la analítica y personalización de datos de gran envergadura, además de la oportunidad de crear experiencias únicas en las tiendas gracias a la RA y la RV”, explica El Marrakchi.

Seguridad. “El 5G permitirá un aumento de la seguridad ciudadana por medio de videovigilancia y cámaras portátiles, así como una mayor protección frente a ciberataques, gracias a una integración de los sistemas globales”, comenta la responsable de Ericsson.

Smart city. Además de las aplicaciones ya citadas en movilidad -gestión de semáforos, etc.-, la responsable de Ericsson especifica que esta tecnología “permitirá mejoras en el control y eficiencia de las ciudades con controles sobre la edificación, las emisiones de CO2 y el control y gestión de espacios y transportes públicos”.

¿Redes 5G propias?

Según el estudio ‘5G in Industrial Operations: How Telcos and Industrial companies stand to benefit’, elaborado por Capgemini, alrededor de un tercio de las empresas industriales -en sentido amplio, incluyendo no sólo manufactureras, sino también energía y utilities, automoción, farmacéutica, etc.-  estarían dispuestas a instalar su propia red 5G para aprovechar las ventajas de esta tecnología. En España, el porcentaje se sitúa en el 27%.

“No significa que queden al margen los servicios de los operadores de telefonía. Las compañías industriales no tienen experiencia en el despliegue de redes de telecomunicaciones complejas como éstas, por lo que, muy probablemente, estas empresas busquen alianzas para su lanzamiento y mantenimiento con otras compañías con más know how, como pueden ser los operadores”, comenta el responsable de TMT de Capgemini Invent.

Además, señala que “las redes privadas de 5G se desplegarán en una zona geográfica determinada, pero para conectarse a dispositivos de todo el mundo -coches y electrodomésticos conectados, etc.- deberán utilizar las de terceros”. Así, cree que “en el futuro veremos modelos híbridos del uso de 5G, donde las compañías operen con redes propias en sus instalaciones y con externas en el resto del mundo”.

Corredor reseña que “algunas empresas ya han expresado su interés en desplegar sus propias redes privadas LTE, y poder evolucionar a 5G posteriormente, sin necesidad de involucrar a los operadores, para poder tener todo el control”. Sin embargo, reconoce que la mayoría dependerán de la experiencia de los operadores de telecomunicaciones.

Oliván detalla que “las principales ventajas que las empresas ven en tener sus propias redes consisten en ganar flexibilidad y autonomía de gestión, para la adaptarla y actualizarla conforme a sus necesidades sin tener que contar con terceros; tener seguridad y control, no sólo en términos de ciberseguridad, sino de interrupciones o ralentizaciones del servicio; y acelerar su propio desarrollo tecnológico, ya que el horizonte temporal de despliegue a escala de los operadores arroja inquietud”.

En cualquier caso, piensa que las compañías más proclives a valorar la solicitud de licencias son  “empresas de gran dimensión y volúmenes, donde la fiabilidad de la conexión es crítica, que cuentan con instalaciones localizadas geográficamente y que se preparan para tener una alta densidad de dispositivos conectados”. Igualmente, Spenger comenta que “para que compense crear tu red, se tienen que dar unas características muy concretas y un tamaño mínimo. Por ejemplo, empresas muy grandes con muy pocas localizaciones”.

Además, El Marrakchi considera que lo importante es el desarrollo de usos prácticos de la tecnología 5G que generen valor, más allá de la titularidad de la red. “La tendencia que observamos en otros mercados nos indica que no hay una conexión directa entre la mayor demanda del modelo de licencias dedicadas -frente a gestionadas por operador- con un mayor compromiso de la industria por desarrollar casos de uso 5G de alto valor añadido”. Además, afirma que “en general, el modelo de espectro gestionado por operador es el que se ha considerado por la más amplia mayoría de países”.

Asimismo, Huawei recuerda que “el 5G adopta una arquitectura basada en el concepto de network slicing, donde se podrán definir redes lógicas virtuales, cada una de ellas con unas prestaciones de servicio (SLA) adaptados a cada tipo de cliente o servicio”. De este modo, opina que “el hecho de que cada empresa -potencial cliente final de los operadores- tuviera que desplegar sus infraestructuras físicas independientes tendría un modelo de costes mucho menos competitivo para ellas que el usar servicios del tipo de ‘Network Slice as a Service’ que podrán ofrecer los operadores con 5G”.

En esta misma línea, Vodafone indica que “por razones de escala y experiencia en la gestión de este espectro, la mayor eficiencia se consigue con la licencia de espectro a operadores de telecomunicaciones, frente a la fragmentación en licencias parciales a múltiples industrias”.

No obstante, Huawei considera que “podría haber nuevos players, como los operadores de infraestructura neutra, que intentaran adquirir parte del espectro 5G para ofrecer ese servicio de ‘Network Slice as a Service’, tanto a operadores tradicionales en zonas rurales como a industrias, grandes factorías, etc.”. Aunque cree que tendría que haber “economías de escala para poder colocalizar múltiples clientes/servicios sobre la misma infraestructura; y por ahora, los operadores tradicionales siguen siendo los mejor posicionados ahí, por la base actual de clientes que ya tienen”.

Por otro lado, el responsable de Capgemini recalca “todavía hay aspectos pendientes de desarrollo a nivel regulatorio, que podrían ralentizar mucho estos planes de las empresas”. Así, detalla que “aunque en Alemania y Estados Unidos ya se contempla, España aún no ha reservado ninguna parte del espectro para licencias privadas”.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor