Almacenamiento de datos: del ‘cloud first’ al ‘workload first’

Tras unos años de desplazamiento de los datos hacia las nube, hay empresas que están realizando la maniobra contraria. La estrategia consiste ahora en pasar del entorno cloud al on-premise.

Según el último estudio de Cloudera para España, el 72 % de las compañías planea repatriar sus datos desde la nube y pasarlos a infraestructuras on-premise en un plazo de tres años.

Aquí entran en juego cuestiones como el coste a medida que aumenta la escalabilidad o las normativas de protección, con el impulso de tendencias como la gobernanza y la soberanía del dato.

La idoneidad de una opción de almacenamiento u otra no se puede trazar por medio de una norma general. Cada negocio debería evaluar su caso para concluir si extraerá más beneficios de la nube o del almacenamiento local. Cuestiones como la propia carga de trabajo pueden decantar la balanza para cualquiera de los dos lados. De hecho, desde Cloudera recomienda remplazar la mentalidad “cloud first” por “workload first”.

Esta empresa identifica varias claves que se deberían tomar en consideración para elegir el entorno de almacenamiento adecuado. La primera de ellas es ese enfoque desde el punto de vista de las cargas de trabajo que maneja la organización, lo que implica analizar su rendimiento.

Las cargas que son más predecibles y que, por lo general, consumen un nivel estable de recursos, parecen más adecuadas para on-premise. Resultan económicas de ejecutar in situ. Por su parte, aquellas más variables y los servicios orientados a cliente se benefician de la elasticiadad del cloud computing.

En segundo lugar, importa el coste del cumplimiento, como respuesta a las regulaciones en materia de datos especialmente en sectores muy regulados. Esto, por sí solo, provoca que muchos negocios regresen sus datos a servidores on-premise para mantener el control.

Cloudera aconseja “políticas de seguridad cohesionadas en todos los entornos en los que operan” las compañías, incluyendo la implementación de “normativas globales definidas” para replicar estándares y reducir riesgos.

A la hora de valorar la nube, hay que tener en cuenta la cuestión del “coste versus flexibilidad“. El primero de estos factores se incrementa cuando los datos aumentan. “Así”, explican los expertos, “el principal error es asumir que el beneficio del salto a la nube reside en este factor cuando, en realidad, la ventaja está en la flexibilidad que ofrece la nube frente a sistemas on-premise”.

Por último, conviene destacar la capacidad de mover datos de una nube a otra nube, de la nube a local o de local a la nube. Con la aparición de nuevos sistemas de arquitectura de datos, es posible generar más valor y ahorrar en cloud, lo que supone una ventaja adicional.

Redacción Silicon

La redacción de Silicon está compuesta por profesionales del periodismo 2.0

Recent Posts

¿Qué riesgos debe abordar el Acuerdo Europeo sobre la Inteligencia Artificial?

Alemania, Francia e Italia han sentado las bases del futuro Acuerdo Europeo sobre la Inteligencia…

1 día ago

Ciberdelincuentes se preparan para atacar los Juegos Olímpicos de París 2024

Los Juegos Olímpicos de París 2024 se han convertido en un objetivo clave para los…

2 días ago

Recomendaciones para mitigar y corregir el fallo de CrowdStrike con Microsoft

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) explica los pasos a seguir y pone a disposición…

2 días ago

Auge del uso de algoritmos RDGA para crear ciberamenazas masivas

El uso de algoritmos RDGA para la generación y registro masivo de dominios está facilitando…

2 días ago

La implementación de IA responsable, tarea pendiente de las empresas

Según un estudio de Qlik y TechTarget, 3 de cada 4 organizaciones no saben cómo…

2 días ago

Un fallo informático de Microsoft y CrowdStrike afecta a aeropuertos y empresas de todo el mundo

La incidencia ha causado caídas a nivel global al impedir el acceso a aplicaciones y…

2 días ago