Protege tu negocio con Ricoh más allá de la pandemia

¿Qué es un Brand Discovery ?
Workspace

Las soluciones de Microsoft ofrecidas por Ricoh facilitan la gestión de accesos, la protección de datos frente a amenazas y el cumplimiento normativo.

La transformación digital de las empresas ya no es una idea de futuro. La pandemia de coronavirus que azota al mundo ha obligado a configurar espacios de teletrabajo e innovación a marchas forzadas para mantener la actividad y, al mismo tiempo, evitar los contagios. Pero esa modernización tiene que ir acompañada de una estrategia de protección adecuada.

La demanda frenética de tecnología por parte de las compañías no puede prescindir de la seguridad y el compliance. A medida que aumenta el número de dispositivos desde los que trabajan los empleados, proveedores y contratistas, cada uno en un lugar y quizás una zona horaria diferente, también se incrementan las posibilidades de amenaza.

La solidez final del negocio dependerá de la fortaleza infundida a toda la cadena. La seguridad tiene que evolucionar igual de rápido que la oficina y las técnicas de los ciberdelincuentes, que despliegan convincentes ataques de ingeniería social. Aunque algunas vulnerabilidades se producen por errores tecnológicos, los fallos humanos destacan como causa principal de las filtraciones de datos y, por tanto, de grandes pérdidas económicas, de reputación y productividad.

Además, cuando un empleado tiene dificultades para acceder a los documentos que necesita, puede acabar buscando la forma de eludir las directivas de seguridad. Esto es otro factor que hay que tener en cuenta. No puede haber lugar a la improvisación. Para evitar caer en el phishing, el ransomware y malas prácticas es básico concienciarse, formar al talento, realizar copias frecuentes de la información y trazar un plan de acción basado en el software.

Elegir herramientas que permitan supervisar actividades sospechosas en la red y cerrar cuentas de usuarios o borrar datos de dispositivos si surge un problema, que ayuden a personalizar el acceso a funciones, que tramiten el uso en remoto de datos autorizados por la empresa, que saquen provecho de la autenticación multifactor… todo esto es imprescindible en la actualidad.

Si las organizaciones se apresuran a la implementación sin una planificación previa, acabarán comprometiendo su seguridad e incluso su supervivencia. Las soluciones que no se adecúan a las necesidades concretas de la empresa son peligrosas. El líder en servicios digitales Ricoh aplica tecnologías innovadoras para potenciar el trabajo inteligente, incluyendo una garantía de integridad de los datos.

Ricoh ha sido reconocida como una de las tres compañías expertas y referentes en proyectos de seguridad y compliance dentro del ámbito Microsoft, tras una estricta evaluación de capacidades y un proceso de formación para la ejecución de este tipo de proyectos, de acuerdo con las buenas prácticas del fabricante.

​Además, Ricoh ha creado un marco de trabajo propio que incluye las mejores prácticas de implementación de seguridad y compliance en M365, aportando así un valor añadido a sus clientes con unas prácticas probadas y ejecutadas con éxito, tanto en la administración pública como en empresas privadas.

Compliance

Ricoh ofrece soluciones de Microsoft que están pensadas directamente para proteger los datos empresariales, el oro del siglo XXI. Microsoft 365 y su conjunto de herramientas de defensa de extremo a extremo examinan cada eslabón de la cadena de seguridad. A partir de ahí, con la protección bien asentada, los empleados pueden trabajar juntos y tranquilos aunque no compartan ubicación.

La capacidad de administración avanzada de Office 365, por ejemplo, aporta información sobre actividades sospechosas para investigar lo que sucede y, si es necesario, emprender

acciones. Amplía la visibilidad, elimina el ruido y proporciona inteligencia sobre cómo afectan las amenazas a la organización. Esto permite actualizar de forma proactiva las directivas y servicios de seguridad y, en última instancia, mitigar los incidentes.

Asegurar el cumplimiento de los estándares normativos es básico para la transformación digital. Y esto es justo lo que se consigue con las soluciones de Microsoft y Ricoh: cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea, evaluación del riesgo, monitorización 24×7 de vulnerabilidades, colaboración entre equipos desde sus propios dispositivos, gestión de solicitudes y blindaje frente a amenazas y pérdidas accidentales.

El respeto por los estándares legales o normativos es total con Microsoft 365, como también los es la superación de desafíos a nivel de identidad, dinámicas internas, protección de la información o lucha contra las amenazas actuales. Esto abarca desde las herramientas ofimáticas al sistema operativo Windows 10 o la plataforma Microsoft Enterprise Mobility + Security.

Gestión de identidades y accesos

Para proteger a los trabajadores de posibles robos, identificar abusos y mantener a salvo sus recursos más valiosos, los productos de Microsoft 365 ayudan a las organizaciones a desarrollar prácticas de seguridad centradas en la administración de identidades y acceso. Esto va encaminado a detener a los delincuentes antes de que sus ataques se extiendan por toda la red y pase algo realmente grave de difícil solución.

Microsoft y Ricoh actúan sobre las actividades que tienen lugar en la nube. Lo hacen con Cloud App Security, que lleva capacidades de protección a aplicaciones SaaS, de software como servicio, para una mejor visibilidad y menos Shadow IT. Otras de sus soluciones evitan las usurpaciones de cuentas comprometidas, reemplazan las contraseñas con una autenticación de doble factor, protegen las credenciales contra amenazas persistentes y responden a amenazas basadas en la identidad.

Windows Hello autentica sin necesidad de utilizar contraseñas, que a menudo son vulnerables y difíciles de recordar por parte de los usuarios. Su alternativa son la biometría y los códigos PIN. Y la tecnología de Credential Guard actúa en las credenciales de dominio, ya que los sistemas demuestran fragilidad frente a los ataques “pasar el hash” que explotan las credenciales de los usuarios cuando inician sesión.

La protección de los activos corporativos no puede perjudicar a la productividad de los empleados. De hecho, debe favorecer el acceso a los datos en el momento en el que se necesitan e independientemente del lugar en el que se encuentre cada usuario. Azure Active Directory controla el acceso a esos recursos de individuos y grupos. Mientras, Conditional Access controla el uso de aplicaciones a partir de condiciones específicas, para que las personas adecuadas se relacionen con ellas.

Protección de la información

Lo mejor es que sólo personas autorizadas puedan ver ciertos documentos, incluidos los correos electrónicos. Microsoft 365 cuenta con herramientas para asegurar los buzones de los usuarios, evitar agujeros en la nube e impedir el intercambio accidental de información confidencial. Ricoh asegura las revisiones de archivos y respeta las políticas de retención de datos.

Las fugas son cosa de Microsoft Information Protection, que se encarga de mantener bajo control la información empresarial sin degradar la experiencia de usuario. Esa experiencia sale reforzada a través de Microsoft Intune y sus controles flexibles para dispositivos móviles en un momento en el que el uso de smartphones y tabletas es tan importante como el de ordenadores portátiles y de sobremesa. La salvaguarda de los datos sensibles, en cualquier momento y lugar, corre a cargo de Azure Information Protection.

Data loss prevention, por otro lado, sirve para crear políticas con las que identificar, monitorizar y preservar contenido sensible para la continuidad del propio negocio. El respeto por las normas establecidas por organismos reguladores implica tomar medidas que imposibiliten que información de tarjetas bancarias, números de seguridad social y registros de salud, entre otros detalles susceptibles, acaben en manos de terceros.

Advanced Compliance es otra solución que ayuda a ejecutar las obligaciones de cumplimiento, además de simplificar el acceso y responder a incidentes. Asimismo, Office Advanced Security Management amplía el conocimiento sobre actividades sospechosas en Office 365 para que la empresa afectada tenga la oportunidad de investigar problemas y tomar a tiempo cartas en el asunto.

Protección contra amenazas

Frenar amenazas antes de que causen daños en las instalaciones o, al menos, aprender a recuperarse con rapidez de sus efectos es algo urgente. Los ciberdelincuentes no frenan sus esfuerzos y las empresas tampoco deberían hacerlo. Aquí entra en juego la protección proactiva, que Microsoft 365 facilita con sus diferentes herramientas, así como la combinación de análisis avanzado y respuestas automatizadas.

Office 365 Advanced Threat Protection y Office 365 Threat Intelligence son las armas que Microsoft y Ricoh proponen para responder a amenazas avanzadas. La inteligencia artificial, el aprendizaje automático y un vasto repositorio de datos sobre amenazas permiten detectar patrones que corresponden a comportamientos inadecuados. Office 365 Security and Compliance Center protege de actividades de alto riesgo.

Advanced threat analytics pone sus ojos sobre la actividad sospechosa. Entrega información en una vista concisa en directo sobre usuarios y dispositivos, un valor imprescindible en el panorama de amenazas actual, que no deja de crecer y de cambiar. Esa visibilidad incrementada caracteriza por igual a Azure Security Center, un producto que está pensado para adelantarse a las amenazas en la nube.

Los clientes empresariales buscan herramientas que evalúen riesgos, que no se queden paradas si se producen violaciones de datos y que identifiquen software malintencionado y desconocido. Windows Defender Advanced Threat Protection tiene recursos para enfrentarse a ataques sofisticados y Windows Defender Security Center facilita la gestión de las protecciones. Ellas y todas las demás herramientas que ofrece Ricoh protegen los negocios en plena pandemia y más allá.

Para conocer cómo diseñar e implementar soluciones de seguridad y compliance, Ricoh y Microsoft organizan sesiones workshops gratuitas y personalizadas. Más información aquí.

Lea también :