El Tribunal Supremo USA da la razón a Google en su juicio por usar API de Oracle

LegalRegulación

El Tribunal Supremo de Estados Unidos acaba de emitir un veredicto que permite que Google pueda emplear elementos de la API de Oracle y aplicarlos a Android. Culmina así un proceso judicial iniciado por Oracle y que denunciaba el uso, según ellos y legal, De la interfaz de programación de la aplicación desarrollada por la

El Tribunal Supremo de Estados Unidos acaba de emitir un veredicto que permite que Google pueda emplear elementos de la API de Oracle y aplicarlos a Android. Culmina así un proceso judicial iniciado por Oracle y que denunciaba el uso, según ellos y legal, De la interfaz de programación de la aplicación desarrollada por la empresa fundada por Larry Ellison.

La decisión se ha alcanzado tras una votación con seis miembros del Tribunal Supremo a favor y dos en contra, además de una abstención. Con esto se le da la vuelta a la decisión previa de un tribunal federal que había dictaminado que Google infringía la legislación al utilizar la API de Oracle. Ahora el Tribunal Supremo encuentra que se trata de un uso adecuado de ese material aunque el mismo haya sido desarrollado por otra empresa.

APIs, copyright y uso justo

Las APIs permiten a los programadores acceder a un código ajeno, y el tribunal ha dictaminado que tiene una consideración distinta a los programas. Indica el tribunal que “como parte de una interfaz las líneas de código están unidas de manera inherente a ideas que no son susceptibles de copyright, permitiendo que se creen nuevas evoluciones a partir de las mismas”.

Indica uno de los magistrados del Supremo que a diferencia de los programas de ordenador el valor de las líneas de código copiadas de una API procede de la inversión de los desarrolladores en el ecosistema, y no del funcionamiento directo del propio programa. En Google se empleaba la Apple de Oracle para permitir a los programadores dejaba desarrollar aplicaciones de Android, lo que para el tribunal constituye un uso derivado.

Así reconoce el dictamen judicial que Google únicamente copiaba de la API de Oracle la parte que permitía a sus programadores trabajar en un entorno diferente, con el propósito de crear una plataforma propia (Android) distinta de lo que había desarrollado Oracle y dirigida a un fin también distinto.

No obstante habido un voto particular emitido por el magistrado Clarence Thomas, en el que argumenta que el voto mayoritario crea una distorsión al convertir en casi inimaginable las circunstancias que puedan declarar protegido por copyright la integridad de un código, al permitir esa amplitud de uso derivado.

Fin a 10 años de batalla judicial

Parece cerrarse así la batalla judicial que han mantenido Oracle y Google en torno a la interoperabilidad de Java y Android. El caso que ahora ha recibido este dictamen arrancó hace una década cuando Oracle encontró más de 11.000 líneas en el código de Android relacionadas con 37 APIs de Java. En 2014 un bobo una sentencia de un tribunal Federal quede claro que dichas APIs estaban sujetas a copyright, aunque sin entrar en la cuestión de si Google había violado ese copyright de Java.

Google reaccionó en una segunda fase judicial defendiendo que se trataba de un uso justo, recibiendo una sentencia en contra en 2018 que condenaba a la empresa a pagar casi 9.000 millones de dólares, lo que ahora ha quedado sin efecto tras la decisión del Tribunal Supremo.

Lea también :