¿Cómo superar los retos para lograr una migración exitosa a SD-WAN?

Redes

Paul Ruelas, Director Senior de Productos en GTT, repasa para los lectores de Silicon el creciente uso de las redes de área amplia definidas por software en detrimento de las redes WAN, así como algunos detalles a tener en cuenta durante su adopción.

En ciertos aspectos, los seres humanos son criaturas de costumbres, esto se nota mucho más cuando se juntan unos cuantos cientos (o miles) de ellos les llamamos “empresa”. Esto no es algo malo, especialmente cuando esta empresa ha establecido procesos eficaces. En ese contexto, ¿por qué querría cambiar algo que funciona?

Pero cuando se trata de la conectividad de la red, las cosas no son tan simples como “si no está roto, no lo arregles”, en el caso de que estés usando una implementación de conmutación de etiquetas multiprotocolo (MPLS). El líder durante mucho tiempo en el transporte de redes de área amplia (WAN) está actualmente en declive, con Gartner proyectando una disminución de 14 mil millones de dólares en el valor del mercado de MPLS entre 2019 y 2024 (a una tasa de crecimiento anual compuesta del -7%). Las redes de área amplia definidas por software (SD-WAN), por el contrario, están en alza – pero bastantes de las empresas que todavía utilizan MPLS están convencidas de que deben seguir con ellas. ¿Cuáles son las principales preocupaciones que citan estas personas y qué formas hay de salvar esos obstáculos en beneficio de todos los implicados?

Presupuesto, presupuesto y más presupuesto:

No es de extrañar que la financiación sea el primer reto del que hablamos; al fin y al cabo, determina lo que ocurre o no en una empresa. En lo que respecta a la transición de MPLS a SD-WAN, el presupuesto se presenta a menudo como un obstáculo para las empresas que tienen prioridades de TI más urgentes o que no tienen suficiente liquidez. A veces, es una cuestión del enfoque que han adoptado, por ejemplo, mantener MPLS pero complementarlo con circuitos de banda ancha en ciertas ubicaciones para reducir los costes y evitar una revisión completa de la red. Otras empresas, en particular las de los mercados europeos, realmente ahorran dinero con MPLS debido al bajo coste de las conexiones de bucle local, lo que puede hacer que se muestren aún más reticentes a la SD-WAN u otras soluciones WAN híbridas.

Superar este reto concreto depende en gran medida del contexto, ya que la situación de cada empresa es diferente. Pero hay algunas soluciones generales. Por ejemplo, si se opta por SD-WAN como un complemento a menor escala de la MPLS existente, se evitará el coste de desmontar esta última por completo para desplegar la primera y se facilitará la entrada en los entresijos de SD-WAN. Este enfoque gradual también permite dar prioridad a la transición para las sedes de la empresa con mayores problemas de disponibilidad. Más adelante, cuando sea necesario, la empresa podrá terminar de llevar SD-WAN a las ubicaciones menos críticas.

El miedo al cambio

Como hemos mencionado en nuestra introducción, aunque este factor probablemente no sea una preocupación tan acuciante como el duro balance del presupuesto, ciertamente no se queda atrás. El cambio es complicado en todas las áreas de la

tecnología, y la migración entre los tramos de la WAN se encuentra dentro de las revisiones más complejas de todas.

Preocupación por la longevidad

Algunos líderes empresariales que son reacios a migrar desde MPLS dicen que les preocupa la capacidad de permanencia de SD-WAN. En su defensa, la tecnología es relativamente nueva y, por tanto, no ha sido probada en comparación con la MPLS. Además, el hecho de que el servicio de acceso seguro (SASE) ya está empezando a robarle el protagonismo a SD-WAN, puede alimentar las sospechas de que esta última sea una especie de relámpago.

Aunque es un error comprensible, esto simplemente no es cierto. Por un lado, Gartner, que teorizó la noción misma de SASE, señaló en su informe Hype Cycle 2020 que la disponibilidad de SASE en general estaba a tres o cinco años de distancia. SD-WAN está disponible en un gran número de proveedores de telecomunicaciones y es probable que siga estándolo, mientras que sólo unos pocos, podrá ofrecer SASE. Además, SD-WAN es ideal para una gran variedad de entornos de red, mientras que SASE (en su estado actual) no será compatible con todas las organizaciones. Esté tranquilo: SD-WAN es y seguirá siendo el transporte de red empresarial más viable en el futuro inmediato.

Entonces, ¿cuál es la mejor manera de superar este reto? Una fuerte dosis de perspectiva. Para empezar, el cambio de la WAN heredada a la SD-WAN no es un destello, es una fuerza imparable. Se puede mantener MPLS tal cual, durante un tiempo, pero a medida que la demanda y el uso disminuyan, el soporte también se desvanecerá gradualmente, y entonces se encontrará en peligro de obsolescencia.

El abandono a gran escala de MPLS conlleva otras desventajas más graves: Su arquitectura básica no está pensada para las demandas actuales de ancho de banda ni para la dependencia de la nube (ambas cosas no harán más que aumentar a medida que persistan los modelos de trabajo a distancia) y su ampliación para satisfacer esas necesidades resulta prohibitiva desde el punto de vista de los costes. Además, se ha vuelto innecesariamente complicado mantener un nivel de seguridad apropiado para la empresa en los despliegues de MPLS. Por mucho que le preocupe cambiar su red después de haber confiado en un método durante tanto tiempo, los problemas que pueden surgir al intentar mantener MPLS en un mundo que avanza, deberían darle más motivos para plantearse el cambio.

Interrupción operativa

Teniendo en cuenta que algo tan simple como un análisis de vulnerabilidad puede también provocar un tiempo de inactividad de la red, sin duda habrá una interrupción de los servicios durante el cambio de MPLS a SD-WAN. Los administradores de red temen esto debido a la presión que ejerce sobre la infraestructura, los usuarios finales soportan el peso de que las aplicaciones de su empresa estén fuera de servicio y los directivos se preocupan por el uso de los recursos en el balance final.

Aunque la migración a la SD-WAN no puede producirse sin pausas de algún tipo, es posible mitigar el grado en que éstas afectan a las operaciones. Recurrir a la ayuda de un proveedor global de servicios gestionados como GTT, con acceso a la red troncal Tier 1, colaboraciones con proveedores de confianza, amplia experiencia en SD-WAN y una gran variedad de opciones de conectividad, simplificará considerablemente el proceso de transición. Su equipo de TI no tiene que atascarse en las tuercas y tornillos del cambio y quitarle tiempo a las operaciones críticas del negocio cuando desde GTT se puede gestionar el cambio de forma rápida y eficaz.

Autor
Saber más 
Saber más