Garantizar la disponibilidad en la nueva generación de cloud

CloudDatos y Almacenamiento

Jorge Vázquez, Country Manager Veeam Iberia, nos habla en esta tribuna sobre la gestión de datos en un mundo donde la nube -en sus distintas modalidades- cobra un protagonismo absoluto.

La migración masiva de sistemas TI a cloud ha creado la ilusión de una madurez exagerada. Resulta fácil olvidar que el crecimiento del sector cloud sigue acelerándose. En todo caso, nos encontramos en las primeras fases de la adopción de cloud. Esta idea viene respaldada por el Informe 2019 de Veeam sobre gestión de datos en cloud, que concluye que los responsables internacionales de la toma de decisiones TI tienen planeado dedicar de media unos 41 millones de dólares a la implantación de tecnologías de gestión de datos en cloud (CDM) durante los próximos 12 meses.

Debido a esto, hay varios cambios en marcha. Ya contamos con la nueva generación de la infraestructura cloud y del data center.

El valor de los datos alcanza un punto crítico

Las empresas deben estar preparadas ante un crecimiento extraordinario en un periodo de tiempo relativamente corto. De acuerdo con el estudio de IDC, para 2025 la datosfera internacional crecerá hasta los 163 zettabytes. Esos son 163 billones de gigabytes y un volumen diez veces superior al registrado en 2016. Pero además del volumen, el valor de los datos también aumenta. Cuantos más datos tenemos, más valiosos son. En 2023, Statista estima que el sector del big data alcanzará un valor de setenta y siete mil millones de dólares. Esta nueva aceleración de volumen de los datos producidos hará que las empresas dependan más que nunca de la infraestructura TI.

A medida que las empresas pasan cada vez más cargas de trabajo a la nube pública, los directores TI buscan cómo trasferir los datos de forma ininterrumpida entre hyperscalers y almacenamiento privado. Un enfoque de este tipo es Cloud-Native, una estrategia que desvincula las plataformas de datos de la infraestructura subyacente para ofrecer aplicaciones escalables y ágiles a través de la nube pública. Esto, en esencia, hace que la infraestructura física resulte irrelevante y permite a las empresas ejecutar aplicaciones en cualquier cloud o dispositivo. En la mayoría de los casos, Cloud-Native se refiere a entornos basados en el uso de contenedores. Estos contenedores serán la plataforma utilizada para conformar una aplicación nativa en cloud. Los contenedores son entidades de alta portabilidad que se pueden ejecutar en cualquier plataforma y acceden a los datos rápidamente para así facilitárselos a las aplicaciones que se ejecutan en su sistema. Dicho en términos sencillos, para el profano en la materia, en un entorno de contenedores la aplicación está más cerca de los datos.

Un mundo definido por el software

Dado que ahora el negocio moderno ha optado por centrarse en lo digital, es necesario contar con una infraestructura TI muy escalable y flexible para que sea capaz de garantizar la continuidad de las operaciones. Lo mejor para dar soporte en estos casos son las soluciones multi-cloud e híbridas. Enfoques como Cloud-Native y la infraestructura como código (IAC), combinados con tecnologías como kubernetes y contenedores hacen que sea más fácil implantar sistemas TI. Si bien esto significa que los datos se redimensionan a mayor velocidad, también implica que se deben gestionar de forma más rápida y precisa. En lugar de quedarse atadas de pies y manos por culpa de la infraestructura TI, las empresas pueden usar la tecnología como un sistema de aceleración.

Atrás han quedado los días en los que los directores de TI tenían que suministrar la infraestructura de forma manual. Por ejemplo, IAC elimina el problema de tener que configurar e implantar hardware. Permite a las empresas crear un plan maestro que indica lo que debería hacer la infraestructura para luego implantarla en múltiples sitios. Un ejemplo de esto en la práctica sería: un retailer que quiere abrir varias tiendas nuevas. Antes para hacer esto habría sido necesario configurar manualmente una infraestructura TI para una de las tiendas nuevas y luego repetir el proceso en cada una de las tiendas nuevas restantes. IAC aporta beneficios cruciales para el negocio de forma práctica. Reduce considerablemente el tiempo y el coste que supone suministrar infraestructura en múltiples sitios al automatizar el proceso. También elimina del proceso la posibilidad de que se produzca un error humano.

A medida que haya más empresas preparadas para adoptar el enfoque basado en contenedores y Cloud-Native para TI, los kubernetes tendrán un gran impacto, puesto que actúan en la práctica como orquestadores. Permiten a los directores TI gestionar las implantaciones de las aplicaciones y potenciar los entornos de contenedores en toda la empresa a mayor velocidad. Esto ofrece a las empresas todo un nuevo nivel de agilidad, que acelera el tiempo de comercialización y la capacidad para dar respuesta a las necesidades de los clientes.

Gestionar nuevos volúmenes de datos

Estas tecnologías y todos estos enfoques relativamente nuevos se pueden agrupar bajo el concepto de gestión de datos en cloud. Hace referencia a la gestión de datos en la totalidad del almacenamiento de datos y cloud de una empresa, combinando las disciplinas de backup, replicación y recuperación en caso de desastre. El informe 2019 de Veeam sobre gestión de datos en cloud revela que el 75 % de los responsables de la toma de decisiones TI afirma que sus empresas planean implantar la gestión de datos en cloud en los próximos doce meses.

Mantener la disponibilidad de los datos jamás había sido tan importante como ahora que hay más empresas que nunca que dependen de su infraestructura digital. Las empresas tienen que gestionar los datos de manera adecuada puesto que estamos pasando de suministrar de forma manual la infraestructura TI y de replicación a un enfoque altamente automatizado y reproducible. Esto requiere invertir en una estrategia sólida de gestión de datos en cloud, hacer de forma continua backup, replicación y garantizar que sea posible recuperar los datos. Hay que gestionar los datos a la misma velocidad que se producen, mueven de un sitio a otro y se aprovechan para extraer información útil. Esto hace que la responsabilidad de una gestión adecuada recaiga sobre cualquier empresa que quiera obtener una ventaja competitiva al usar los datos.

Autor
Saber más 
Saber más