A fondo: Qualcomm continúa cerrándose a la propuesta de compra de Broadcom

Adquisiciones y FusionesEmpresas

La compañía insta a rechazar la oferta durante la celebración de su Asamblea Anual de Accionistas el próximo 6 de marzo.

El culebrón de la propuesta de compra de Broadcom a Qualcomm todavía no ha terminado. Hace ya más de dos meses, y tras la circulación de rumores al respecto, Broadcom confirmó su intención de hacerse con Qualcomm y propuso comprar todas sus acciones en circulación a un precio de 70 dólares cada una. Pero la respuesta de Qualcomm no se hizo esperar y enseguida contestó no estar interesada al considerar, entre otras cosas, que esa propuesta de Broadcom infravaloraba “significativamente” a una compañía conocida por la plataforma Snapdragon y sus incursiones en el campo de la movilidad. Hace unas semanas también mostraba su rechazo a la lista de once candidatos a su Junta Directiva elaborada por Broadcom y Silver Lake Partners, al considerar que “no aportarán habilidades o experiencia incrementales a la Junta”.

Aunque la postura de Qualcomm parece clara, los capítulos sobre una posible adquisición continúan escribiéndose. Qualcomm celebrará su Asamblea Anual de Accionistas el próximo 6 de marzo y, con ese motivo, ha enviado a dichos accionistas una carta en la que insta a rechazar la oferta de Broadcom a través de la votación prevista para la reelección de la Junta. “Te instamos a que bloquees el intento de Broadcom de capturar, para sí mismo, el valor que te pertenece legítimamente como accionista de Qualcomm, al votar por los nominados a director de Qualcomm”, se indica en el documento. La intención es que salgan reelegidos los miembros ya existentes, que son a Barbara T. Alexander, Jeffrey W. Henderson, Thomas W. Horton, Dr. Paul E. Jacobs, Ann M. Livermore, Harish Manwani, Mark D. McLaughlin, Steve Mollenkopf, Clark T. Randt, Jr., Dr. Francisco Ros y Anthony J. “Tony” Vinciquerra. Unos directores que Qualcomm señala como “altamente cualificados”.

“La Junta de Qualcomm se opone firmemente a las tácticas agresivas de Broadcom”, insisten sus responsables. “Broadcom está pidiendo a los accionistas de Qualcomm que transfieran voluntariamente a un adquiridor hostil la considerable creación de valor a corto y largo plazo que Qualcomm tiene por delante. Está intentando adquirir Qualcomm a un precio oportunista e inferior poniendo una lista de nominados de Broadcom/Silver Lake que entran en conflicto con una experiencia mínima relevante”. Y eso no sería todo lo que Qualcomm piensa. Qualcomm sigue defendiendo que la propuesta recibida “subestima dramáticamente a Qualcomm y no refleja nuestro camino claro hacia el valor a corto plazo”, que pasaría por tecnologías como 5G, la creación de valor vía NXP o la resolución de ciertas disputas de patentes, por ejemplo. El objetivo es conseguir 6,75-7,50 dólares en ganancias fiscales por acción no GAAP durante el año fiscal 2019.

“Es por eso que hemos rechazado el intento de Broadcom de adquirir Qualcomm a un precio oportunista y extremadamente bajo, con un camino regulatorio altamente incierto, quizás imposible, de finalizar”, sigue Qualcomm en sus explicaciones. Y es que ella calcula que “esta transacción potencial requeriría autorización de al menos una docena de reguladores antimonopolio en todo el mundo, incluidos Estados Unidos, la Unión Europea, China, Corea, Japón y otros, así como de las agencias de seguridad nacional”. Y esto podría alargar el proceso unos 18 meses hasta completarse, sin descartar que “la transacción podría bloquearse de manera rotunda” y no llevarse a cabo. Además de una lista de directores que no convence, del precio y de la incertidumbre regulatoria, Qualcomm alega que la propuesta “no le da ningún valor a la oportunidad de transformación en 5G” y que “está diseñada para beneficiar solamente a los accionistas de Broadcom, no a los accionistas de Qualcomm”.

“En pocas palabras, Broadcom está pidiendo a los accionistas de Qualcomm que asuman un tremendo riesgo y renuncien a un valor potencial significativo para el único beneficio de los accionistas de Broadcom. Broadcom está tratando de obligar a los accionistas de Qualcomm a tomar una decisión antes de que se produzcan las oportunidades sustanciales de 5G y de otro valor de Qualcomm, mientras que el stock está interrumpido temporalmente por el litigio con Apple. Broadcom ha reunido una lista de nominados para la Junta, la mayoría de los cuales son amigos de Silver Lake, en lugar de candidatos verdaderamente independientes o nominados con experiencia en la junta técnica de gran capitalización. Broadcom tampoco ha hecho nada para abordar el considerable riesgo regulatorio de su propuesta”, recapitulan desde Qualcomm que cree que “no importa cómo lo mires, la propuesta de Broadcom no es digna de discusión desde una perspectiva de valor”.

¿Y qué es lo que tiene que decir Broadcom al respecto? Esta compañía se lamenta de que, hasta ahora, Qualcomm se haya “negado a colaborar” y continúe como “empresa independiente, lo que no aborda los desafíos empresariales fundamentales de Qualcomm, incluidas sus disputas actuales con clientes e investigaciones regulatorias en numerosas jurisdicciones”. Broadcom opina que “el enfoque de Qualcomm es un intento transparente de vender una solución rápida por la Junta Directiva y el equipo de gestión de Qualcomm y una táctica obvia de negar a sus propios accionistas la oportunidad de recibir una prima convincente por sus acciones y una importante potencial de crecimiento en la empresa combinada”. No la ve capaz de cumplir objetivos financieros y sigue apostando por los beneficios aparejados a una adquisición. Según sus cuentas, esa adquisición se podría completar “en aproximadamente 12 meses tras la firma de un acuerdo definitivo”.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor