Orizon promete reducir hasta un 40% los costes relacionados con el rendimiento de la tecnología

DevOpsInnovaciónProyectos

La firma española Orizon ha desarrollado la tecnología BOA, capaz de detectar las ineficiencias y el bajo rendimiento de los desarrollos de grandes corporaciones.

Las grandes empresas dependen cada vez más de sus desarrollos tecnológicos para asegurar la continuidad de los negocios. Se estima que estas corporaciones van actualizando el 50% de sus aplicativos cada seis meses para adaptarse a las cambiantes necesidades de sus trabajadores y del mercado, por lo que en muchas ocasiones se producen ineficiencias que no son fáciles de detectar.

La compañía española Orizon lleva cuatro años desarrollando una tecnología capaz de encontrar ineficiencias y bajo rendimiento en estos desarrollos, los cuales generan principalmente cuatro problemas, tal y como señalaba en rueda de prensa Ángel Pineda, CEO y fundador de Orizon: Lentitud del software, no llegar a tiempo para ponerlo en producción, sobrecostes a la hora de utilizar la infraestructura de TI y fallos.

“Podemos minimizar de manera notable el grave problema que tienen las grandes empresas de este país por el mal rendimiento de sus infraestructuras tecnológicas y que, a nuestro juicio, están llegando a límites infranqueables. Con nuestra solución –añade Pineda—no sólo hablamos de importantes ahorros de costes, sino también de permitir a esas empresas recuperar la agilidad y la competitividad que el nuevo entorno digital puede ofrecerles, más aún teniendo en cuenta la exigencia que imponen, hoy en día, a las organizaciones clientes completamente digitalizados y con un índice de fidelidad realmente bajo ante cualquier problema o fallo”, declaraba el directivo.

Se trata de BOA, una tecnología construida íntegramente por Orizon en la que se han invertido más de dos millones de horas de desarrollo durante los últimos cuatro años, así como dos millones de euros para este proceso. El resultado promete reducir los costes relacionados con el rendimiento tecnológico hasta un 40%, clamaba Pineda.

Según sus estimaciones, este mercado moverá en torno a 300 millones de euros en España durante los próximos años, por lo que prevé aumentar su facturación anual hasta los 13 millones de euros al centrarse en los sectores de banca y seguros, así como en retail y utilities.

Pineda asegura que actualmente no existe una tecnología capaz de aunar en la misma oferta la detección de las distintas ineficiencias: “si bien existen multitud de herramientas de gestión del rendimiento de las aplicaciones y las infraestructuras, tales como APM o AIOps, se limitan a detectar problemas y a resolverlos de manera rápida, pero no entran al análisis de las razones y menos aún en que parámetros o procesos modificar para que no vuelvan a reproducirse. Esa es nuestra diferenciación y además ya probada con excelentes resultados en distintas grandes organizaciones de nuestro país”.

Una vez realizada la adaptación y consultoría sobre los recursos del cliente, BOA aporta una visión global de todos los sistemas informáticos e infraestructura de TI, así como la implantación progresiva de un sistema de calidad de aplicaciones que puedan transformar toda la organización. Incorpora inteligencia artificial y automatización de algoritmos para vigilar continuamente los procesos y transacciones, entre otras tareas.

Otra de las características de esta tecnología es que detecta y soluciona automáticamente las 50 casuísticas más comunes, responsables del 80% de los problemas relacionados con la infraestructura de TI de las grandes corporaciones.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor