Apple estaría probando pantallas de 6 pulgadas para un hipotético iPhone XL

Movilidad

Si el calendario más o menos habitual de Apple se cumple en 2014 tendríamos un nuevo iPhone que se diferenciaría del actual además de en las “tripas” en el diseño exterior, como ha venido haciendo la casa de la manzana mordida en las últimas dos generaciones. Siguiendo con la numeración se trataría del iPhone 6 y es posible que ese número tuviese otro significado adicional: el del tamaño en pulgadas de la diagonal de su pantalla.

En el evento que Apple ha convocado para este miércoles 11 de septiembre por primera vez nos mostrarán dos modelos de teléfonos móviles, el iPhone 5S que evolucionaría del actual mejorando algunas prestaciones y el iPhone 5C que cambiaría la carcasa de aluminio por una de policarbonato a elegir entre una amplia gama de colores, un terminal que probablemente vería cómo algunas características quedan recortadas para resultar más económico.

Una vez que la familia de smartphones ya tiene dos integrantes es posible que a Apple le cueste un poco menos seguir respondiendo a lo que parecen las demandas y/o preferencias de una parte de los potenciales consumidores: además de dispositivos más asequibles y con prestaciones no necesariamente tan elevadas, también hay un gran grupo de clientes que se decantan por móviles de pantalla cada vez más grande, incluso llegando a los phablets, que se quedan a medio camino entre smartphone y tablet y de ahí su denominación.

Ese podría ser el camino que estarían explorando en Cupertino, pues al parecer ya estarían realizando pruebas con pantallas de 6 pulgadas. Se trataría de un intento de contrarrestar el éxito de ventas de su gran competidor, Samsung, que como el resto de fabricantes, ofrece una gama con diversos terminales que pueden ajustarse a los gustos/necesidades/presupuestos de los potenciales clientes, algo que en Apple queda limitado a adquirir el terminal “del año” o el del año anterior a un menor precio, pero en ambos casos hablamos de cantidades elevadas. Por otra parte las evidentes ventajas a la hora de la planificación de la producción de contar con un único modelo de smartphone que fabricar y vender tiene una gran pega: no ofreces alternativa.

Con una competencia que ve cómo van creciendo las pantallas de sus dispositivos hasta llegar en algunos casos a crear una nueva categoría, los mencionados phablets (como el Samsung Galaxy Note 3, con pantalla de 5,7 pulgadas) Apple estaría valorando atacar ese nicho de producto y a tal fin habría encargado a varios suministradores en los últimos meses pantallas de mayor tamaño que la del actual iPhone, estando muy interesada en las de 4,8 y 6 pulgadas. Mientras su rival Samsung ostenta una ventaja decisiva al disponer del control total sobre la cadena de manufactura de los terminales, puesto que ella misma fabrica sus propios componentes, a diferencia de Apple que debe encargarlos a otros fabricantes. En el caso de los surcoreanos esto supone unos plazos mucho menores entre la mesa de diseño, la planta de fabricación y ensamblado y la llegada a los mayoristas para su venta.

No es un casi insólito el que Apple ofrezca distintos formatos de un mismo dispositivo, como prueba la coexistencia de iPod Classic, iPod Nano y el iPod Shuffle en distintas generaciones, con lo que tampoco sería descabellado que el catálogo de smartphones pudiera albergar dos modelos nuevos con distinto tamaño de pantalla e incluso mantener el “viejo” iPhone 4S como alternativa (a un precio que sería también más contenido) para aquellos que prefieren un móvil con pantalla de tamaño más reducido. Tampoco sería mala estrategia hacerlo así porque siempre existiría la posibilidad de vender a un mismo cliente dos dispositivos en lugar de sólo uno (móvil con pantalla grande) : móvil con pantalla pequeña para llamadas, fotos y consultas puntuales de email, agenda, calendario… y tablet con pantalla más grande para productividad y ocio.

De hecho recientes informes de ventas difundidos por la propia Apple establecen que el iPhone 4S continúa manteniéndose como uno de los productos más vendidos de la marca.

También ha sido novedad (e incluso contradecía lo expresado y reiterado en su momento por el propio Steve Jobs) el lanzamiento el año pasado de un iPad Mini, un tablet en formato más reducido que el iPad normal, ofreciendo una alternativa de 7,9 pulgadas a las 9,7 del exitoso tablet.

Así pues desde fuentes cercanas a los proveedores con los que trabaja Apple se afirma que se están sirviendo unidades de prueba ed pantallas en tamaños mayores que los actuales y viendo la reciente evolución en los cambios que ha introducido la empresa en lo que muchos daban por sentado quizá no esté tan cerca el momento en que el Samsung Galaxy S4 tenga un rival de su tamaño con una manzana mordida en el dorso.

vINQulo

The Wall Street Journal

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor