Consiguen dotar al grafeno de propiedades magnéticas

InnovaciónInvestigación y Desarrollo

En una vuelta de tuerca más, un equipo de investigadores de las Universidades Autónoma y Complutense de Madrid y el Instituto IMDEA Nanociencia, ha logrado que este material funcione también como un imán.

Está considerado el material más fino del mundo, el más fuerte y uno de los más densos e impermeables. Tiene propiedades conductoras, mecánicas, ópticas… y ahora también magnéticas.

Así lo demuestra un estudio realizado por el Instituto IMDEA Nanociencia, la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad Complutense, ubicada igualmente en la capital española, del que se hace eco la agencia SINC.

Este grupo de investigadores ha conseguido cultivar una capa de grafeno sobre un cristal metálico de rutenio y evaporar encima moléculas de TCNQ, capaz de funcionar a modo de semiconductor en ambientes fríos. ¿El resultado? Una superficie híbrida con propiedades de imán.

O, en palabras de sus autores, se ha podido comprobar que “la estructura de moléculas de TCNQ adquiere sobre el grafeno un orden magnético de largo alcance -en toda la superficie- con electrones situados en diferentes bandas según su espín”.

Todo esto quiere decir que ahora la comunidad científica podrá ir un paso más allá y trabajar en el desarrollo de dispositivos espintrónicos a partir del que ya ha sido bautizado como material de las mil (y una) maravillas, multiplicando la velocidad de procesamiento de datos e incluso el volumen de información almacenable en los mismos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor