Deustche Telekom admite las acusaciones de espionaje

Empresas

El CEO René Oberman reconoció ayer que la empresa vigiló en 2005 y 2006 a directivos y periodistas para investigar el origen de unas filtraciones a la Prensa.

Cuando Alemania aún se encontraba en proceso de recuperación tras el escándalo de corrupción que salpicó a Siemens, ahora llega Deutsche Telekom para rematar la jugada.
Todo comenzó este sábado, cuando el semanario alemán Der Spiegel revelaba que el antiguo monopolio espió “entre 2005 y 2006” a varios miembros de su directiva y su consejo de vigilancia, así como a periodistas económicos, con el objetivo de identificar a los responsables de varias filtraciones a los medios de comunicación. Deustche Telekom interceptaba los registros telefónicos de los posibles ‘topos’ y más tarde pasaba los datos a una consultora de Berlín para que los comparara con los números de periodistas.
Tras conocerse la noticia, ayer mismo, el CEO de la compañía, René Oberman, reconoció en un comunicado los hechos publicados por el semanario alemán.
Las alarmas se encendieron con un fax de una consultora de Berlín que aludía a las operaciones ‘Clipper’ y ‘Rheingold’, hecho que levantó las sospechas en el seno  de Deutsche Telekom. La firma de telecomunicaciones ordenó la apertura de una investigación interna, y finalmente Der Spiegel tuvo acceso al documento en cuestión.
Dicho fax aludía a las operaciones ‘Clipper’ y ‘Rheingold’ como “el análisis de varios cientos de miles de registros telefónicos de redes fijas y móviles de periodistas que informan sobre la Deutsche Telekom y sus personas de contacto”. Asimismo, se detallaba cómo se llegó a “infiltrar un topo” en la misma redacción en la que trabajaba un destacado periodista del sector para informar “directamente al departamento de seguridad del consorcio”.
El CEO de la compañía afirmaba en el comunicado emitido ayer que estaba “profundamente conmocionado” por el caso, y anunciaba que ya había requerido la intervención de la Fiscalía de Bonn. “Con este proceso queremos alcanzar la mayor transparencia posible y posibilitar a la justicia que atrape y castigue a los responsables”, señaló Oberman.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor