El futuro de Amazon pasa por convertirse en una de las mayores empresas de logística del mundo

Empresas

Las empresas de mensajería que se encargan de llevar hasta nuestros domicilios los pedidos que hacemos a la empresa fundada por Jeff Bezos tienen motivos para preocuparse: Amazon parece estar preparando el terreno para convertirse ella misma en una empresa de logística. Y no va a ser de las pequeñas. Dado además su volumen habitual de envíos parece que el resultado cambiará drásticamente el sector del comercio electrónico y el del transporte de mercancías.

Amazon ya ha sumado 21 nuevas instalaciones logísticas en el último año a su cada vez mayor red de centros de distribución de mercancías, que ya alcanza la impresionante cantidad de 173 centros logísticos en todo el mundo, 104 de las cuales están ubicadas en Norteamérica y el resto repartidas entre Europa y Asia.

Almacenamiento, clasificación, embalado… y en un módulo aparte los productos para enviar en una hora (sólo en determinadas ciudades, por el momento). Todo con el objetivo de llevar los pedidos a sus clientes en el menor tiempo posible y con la mayor extensión de territorio donde operar. Algunos analistas ya están percibiendo que el tamaño que está adquiriendo la división de logística de Amazon está comenzando a adquirir trazas de una gran empresa de distribución. Y es que ya existen informaciones sobre las primeras pruebas que Amazon estaría llevando a cabo con su propia red privada de reparto de paquetería, lo que le estaría permitiendo recortar los costes en lugar de encargar dicha tarea a empresas como DHL, FedEx o UPS. De hecho ya está rumoreándose la denominación de la empresa que afrontaría esta responsabilidad: Amazon Transportation & Logistics. ATL.

De hecho hay analistas que estiman que gracias al enorme tamaño de su negocio actual como tienda online esa hipotética ATL sería la única empresa de logística capaz de plantar cara a las empresas de envíos mencionadas anteriormente. Además la demanda de perfiles profesionales relacionados con la logística que se está demandando últimamente por parte de Amazon no haría sino sustentar esta posibilidad.

Los expertos apuntan a que el recorte de gastos que supondría para Amazon prescindir de los servicios que ahora requiere de las habituales empresas de mensajería le permitiría incrementar el margen de beneficio además de aportar un mayor valor al cliente al establecer un control completo sobre el proceso de entrega del pedido, por no hablar de la posible rebaja en los precios de gastos de envío e incluso un abaratamiento, dadas las economías de escala, de su cada vez más popular servicio Amazon Prime/Premium, de tarifa plana de gastos de envío, asociado además a servicios adicionales diversos como el acceso a contenidos online exclusivos.

vINQulo

Channel Advisor

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor