La relación entre IoT y la salud seguirá siendo experimental durante los próximos años

Innovación

Así lo cree Strategy Analytics, que revela que, “para muchos, IoT no ha demostrado valor estratégico” en este segmento.

El internet de las cosas ofrece ventajas a diferentes sectores, incluido el de la salud. Pero la relación entre este fenómeno tecnológico y el mundo sanitario se mantendrá de forma “experimental” durante los próximos años.

Así lo cree Strategy Analytics, que apunta a esa condición de experimental para el periodo de tres años que va de 2017 a 2020.

“El IoT tiene el potencial para proporcionar beneficios significativos”, reconoce la consultora, “pero debe competir por una parte del gasto total en tecnología”. Además, en un sector tan sensible como el de la salud, quedan por resolver temas como la privacidad de los datos. O incluso la capacitación de profesionales y la justificación de casos de uso. “Para muchos, IoT no ha demostrado valor estratégico”, señala Chris Ambrosio, director ejecutivo de Strategy Analytics.

Entre los posibles beneficios de su aplicación se encuentran “mejorar la calidad de atención del paciente, reducir los reingresos y acortar los tiempos de visita”, dice Ambrosio, o “identificar a pacientes en riesgo” y “usar wearables para diagnosticar síntomas de forma remota y proactiva”. En este sentido, beneficiarios claros “de IoT en la asistencia sanitaria serán los pacientes”, tal y como aprecia el analista Matt Wilkins, también de Strategy Analytics. Para ellos, “IoT tiene la capacidad de ofrecer una experiencia menos intrusiva, menos estresante y más rápida”.

Ahora habrá que ver cómo consiguen combinar los hospitales sus necesidades regulatorias con lo que ofrecen los avances tecnológicos. Para 2025 los ingresos de IoT en términos de salud deberían llegar a los 27 millones de dólares.

Eso sí, la inversiones en IoT serán mayores por parte de las industrias de elaboración primaria, seguridad y automación.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor