La saturación en los fabricantes chinos por el iPhone 6 afecta a los competidores de Apple

Fabricantes de SoftwareProyectos

La cadena de montaje no da para más. La gran cantidad de unidades del nuevo smartphone que Apple presenta la próxima semana y que los ensambladores chinos están produciendo a marchas forzadas ha saturado de tal forma sus líneas de producción que literalmente no queda espacio para producir parte de los dispositivos de la competencia.

Cada año la previsión de ventas del nuevo iPhone de Apple aumenta con respecto al modelo anterior y suelen cumplirse dichos cálculos. Como ya te hemos informado anteriormente aquí en The Inquirer en esta ocasión y hasta finales del presente año en Cupertino tienen planeado vender más de 80 millones de unidades de los dos modelos de iPhone 6 que presentarán este martes.

Esa cantidad de dispositivos estarían saturando las cadenas de producción de los fabricantes chinos y la principal consecuencia la estarían pagando los competidores que estarían viendo afectados sus propios calendarios de lanzamiento de productos y sus previsiones de producción ante la imposibilidad de satisfacer sus demandas mientras de las instalaciones salen iPhones 6 sin parar. Recordemos que la gran mayoría de los dispositivos electrónicos salen de las cadenas de montaje de un grupo de fabricantes que reciben los encargos de fabricar los componentes o de ensamblarlos, de manera que  distintas marcas dependen del mismo fabricante.

Los más perversos culpan a Apple de haber monopolizado los canales de fabricación y ensamblaje con sus encargos, reduciendo por tanto el margen de maniobra de la competencia que vería cómo se acumulan los retrasos para que los fabricantes puedan afrontar sus pedidos. De esta manera la jugada sería perfecta para los de Cupertino puesto que dispondrían de más unidades de sus nuevos smartphones mientras que la competencia no podría satisfacer la demanda de su propia clientela.

No sería la primera vez que en Apple hacen uso de una estrategia de este tipo. Hace ya unos cuantos años Steve Jobs reservó todo el espacio disponible en aviones de carga para transportar los famosos iMac con la carcasa del monitor translúcida, lo que ocasionó que su competidor Dell no pudiese hacer llegar con la misma rapidez sus propios ordenadores a las cadenas de establecimientos. Ya podéis imaginar quién vendió más unidades en aquella campaña.

vINQulo

TechCrunch

Businessweek

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor