La UltraResolución del 4K de LG y la broma del meteorito: ¿realidad o montaje?

ComponentesWorkspace

LG ha ideado un anuncio para mostrar lo reales que son las imágenes de sus nuevos televisores 4K consistente en hacer creer a una serie de sujetos que acuden a una entrevista de trabajo que por la “ventana” (en realidad, un televisor con ultraalta definición) se ve cómo cae un meteorito en la ciudad cuyo paisaje se distingue a través de los “cristales”. Aunque hay quien opina que las víctimas de la broma, cuyo vídeo te mostramos a continuación, en realidad son actores vamos a indagar si nuestros ojos serían capaces de distinguir entre la realidad o la imagen de un televisor 4K.

Phil Plait es un conocido astrónomo estadounidense, autor del blog Bad Astronomy, en el que suele aclarar y analizar desde creencias comunes basadas en falsos mitos (como el típico texto de Internet sobre que este verano veremos Marte tan grande como la Luna) hasta errores aparecidos en películas de ciencia ficción.

Al estilo de “Los cazadores de mitos” uno de sus últimos objetivos ha sido el anuncio de LG en el que se escenifica una broma a una serie de supuestos candidatos a un puesto de trabajo que en medio de la entrevista ven cómo a través de una “ventana” (que en realidad es el televisor que se anuncia) un meteorito impacta contra la ciudad.

Aunque muchos piensan que en realidad no se trata de una broma real de cámara oculta sino que las “víctimas” son en realidad actores, Phil Plait ha sacado a relucir sus conocimientos de Física y Óptica para averiguar si en realidad podríamos tomar como reales unas imágenes de televisión, teniendo en cuenta que hablamos de televisores 4K.

Comencemos por recordar que 4K es sinónimo de una resolución cuatro veces superior al actual FullHD. La UltraRealidad, como la ha bautizado comercialmente LG supone una resolución de 3840×2160 píxeles, en este caso en una pantalla de 84 pulgadas (casi 2,20 metros) con lo que tenemos un tamaño similar al de una ventana y una densidad de puntos muy próxima a lo que Apple bautizó como Retina Display, es decir, una concentración de puntos muy similar a la teórica resolución de la vista humana.

Y precisamente en la capacidad para distinguir individualmente dichos píxeles a simple vista radica el secreto de que podamos “creernos” que la imagen es real cuando lo cierto es que procede de un televisor. En el anuncio de LG las “víctimas” aparecen sentadas a una distancia superior a los dos metros de la pantalla y según los cálculos de Plait, quien ya ha indagado anteriormente en lo relativo a la distancia óptima para contemplar imágenes en alta resolución, bastaría con que una persona de agudeza visual media estuviese a 1,7 metros de una pantalla de alta resolución para ser incapaz de distinguir de manera individual los píxeles.

Si además la persona objeto de la broma no tiene razón para sospechar que lo que tiene enfrente no es una ventana y lo que ve no es un paisaje real y además si atención está centrada en la persona situada ante él, no en la ventana, será más sencillo que si la calidad de las imágenes (brillo, color, contraste…) es muy fiel a la realidad no tenga ninguna sospecha de que está ante un televisor. Además, uno de los factores que podría indicarnos que la imagen es bidimensional y que no se trata de un paisaje real quedaría anulado porque en el anuncio los edificios aparecen muy distantes, con lo que el paralaje, esa pequeña desviación angular en la posición aparente de un objeto cuando nos desplazamos, prácticamente no tendría un efecto apreciable por el observador.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=ynvKWYvyCqw[/youtube]

Lo que nos recuerda también Plait es que en el anuncio se comete un error que, aunque traiciona por completo las leyes de la Física, puede resultar plausible en condiciones en las que la sugestión por el impacto de los sentidos pueda anular la capacidad de racionalizar lo que vemos y oímos: la velocidad de la luz es muy superior a la del sonido, por lo que como se pudo comprobar recientemente con el meteorito que impactó en la región rusa de Chelyabinsk, el resplandor del arco que traza la trayectoria del meteorito puede cruzar casi todo el cielo visible antes de que se escuche el estruendo que produce, que viaja mucho más lento. En el caso del anuncio no sucede así pero como reconoce el propio Plait, probablemente en una situación preparada para convencer a la “víctima” él mismo también se asustaría y se olvidaría de que está escuchando algo veloz y remoto al mismo tiempo que lo ve.

En definitiva, para Phil Plaitt lo que muestra el anuncio sería plausible, podríamos creer que lo que nos muestra una pantalla 4K es el mundo real, bajo ciertas circunstancias.

vINQulos

Slate

Bad Astronomy

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor