Las nanoantenas podrían sustituir a los paneles solares

Empresas

Científicos del Departamento estadounidense de Energía de los Laboratorios de Idaho creen que se pueden utilizar las nanoantenas para recoger los rayos infrarrojos medios que genera el sol y transformarlos en energía eléctrica, sin importar si es de día o de noche.

Los científicos trabajan en planchas de plástico que contienen miles de millones de nanoantenas capaces de recoger el calor generado por el sol y otras fuentes. Con este sistema se podría aprovechar el calor, un tipo de energía que todos conocemos pero que sólo hemos empezado a utilizar desde hace poco. Estas planchas podrían fabricarse un día como “capas finas” capaces de accionar todo tipo de artefactos, desde coches híbridos hasta iPods, con unos ratios energéticos mucho más eficientes que el que ofrecen las placas solares de hoy en día.

Aunque los autores llaman a esta energía, energía solar, lo cierto es que no se centra en recoger la luz del sol, sino que utiliza unas nanoantenas flexibles capaces de capturar la energía que desprenden los rayos infrarrojos medios que irradia la Tierra como calor, después de absorber la energía del sol durante el día. La ventaja de esta idea es que la energía se genera todo el tiempo y no sólo durante las horas de sol. Los científicos dicen que la radiación infrarroja es una fuente de energía especialmente rica porque es generada también por procesos industriales como las de las centrales térmicas.

Aún así son necesarios más avances tecnológicos antes de que el redireccionamiento pueda ser utilizado para captar energía en nanoantenas. Los rayos infrarrojos crean corrientes alternas en las nanoantenas que oscilan miles de millones de veces por segundo, lo que requiere un componente llamado “rectificador” para convertir la corriente alterna a corriente directa. Sin embargo, los rectificadores que existen hoy en día no pueden manejar unas frecuencias tan altas, por lo que hay que diseñar un rectificador en nanoescala que sea unas 1.000 veces más pequeño que los dispositivos comerciales actuales. Para eso se requieren nuevos métodos de fabricación. Otra posibilidad es el desarrollo de circuitos eléctricos, pero esto ralentizaría el curso de las frecuencias utilizables.

Si estos obstáculos técnicos pueden ser superados, las nanoantenas tienen el potencial de ser más baratas, más eficientes y una gran alternativa a las células solares.

vINQulos
TG Daily

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor