Lenovo pide paciencia

Empresas

El mundo del PC no anda muy bien y Lenovo sufre las consecuencias con una caída en el último trimestre del 16 por ciento.

La compañía china sigue esforzándose por rentabilizar la polémica compra que hizo a IBM de su unidad de ordenadores personales por un valor de 1.750 millones de dólares en el 2004. Pero Lenovo se ha visto perjudicada por la misma guerra de precios que se ha dejado sentir también en empresas como Dell, Gateway e incluso HP.

Lenovo, tercera fabricante mundial de PCs, dijo que sus beneficios cayeron hasta los 38 millones de dólares, mientras que los ingresos aumentaron apenas un 1 por ciento, hasta los 3.700 millones de dólares. Lo poco que crecieron se lo tienen que deber a los portátiles, que incrementaron las ventas en un 7 por ciento, y a los teléfonos inalámbricos (crecieron un 13 por ciento).

Ante esto, el presidente de Lenovo, Yang Yuanqing, pide paciencia a sus inversores, y dice: “la reforma es una experiencia dolorosa”. El gran reto de Lenovo es reestructurar la unidad de IBM y reducir gastos en una unidad de negocio que tiene unos gastos fijos muy altos.

Más información.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor