Los datos de Facebook, a la vanguardia ecológica

AlmacenamientoDatos y AlmacenamientoEmpresas

Su centro de datos en Oregón, modelo del que se está construyendo en Carolina del Norte, optimiza al máximo los recursos climáticos para mantener los servidores.

La mudanza general de datos de Silicon Valley ha arrastrado también a Facebook. La red social trabaja ya en un nuevo centro de datos en Carolina del Norte hecho a imagen y semejanza del que ya dispone en Prineville, Oregón, a unos 150 kilómetros del lugar donde Google abrió también su centro hace ya algunos años.

La compañía de Mountain View fue una especie de pionera en fijar su mirada en los alrededores del río Columbia, guiada en parte por las reducidas tarifas de energía hidroeléctrica. Los beneficios fiscales, motor importante de buena parte de la inversión “verde” de Google, también fueron determinantes. A Google le siguieron otras como Dell, Microsoft o Yahoo!.

Pero, al margen de beneficios fiscales o energías alternativas, el factor determinante para la elección de Facebook y de otras compañías en este emplazamiento parece ser el clima, como publica The Economist. Y es que la oscilación térmica de 28 grados que se puede alcanzar en el desierto dificulta considerablemente el mantenimiento de los servidores a una temperatura óptima y constante, que se situaría en torno a los 23 grados.

Sin embargo, el frío de las noches, al margen de la estación del año, contribuye significativamente a rebajar el consumo energético para enfriamiento. Aprovechando las condiciones favorables, Facebook se esfuerza por optimizar al máximo el consumo de energía. Sus servidores se diseñan especialmente para trabajar en ambientes con temperaturas que oscilan entre los -5ºC y los 45ºC, con una humidad relativa que va desde el 10% hasta el 90%.

Los circuitos de aire se diseñan también para reducir al máximo la cantidad de energía requerida en el calentamiento, mientras los servidores emplean un voltaje superior al habitual, de 277 voltios en lugar de 110 o 220. Los ventiladores internos giran de manera casi imperceptible y la distribución contribuye a reducir la Efectividad de Uso Energético (PUE, por sus siglas en inglés), y es que reducir el consumo en una simple décima puede suponer un ahorro de cientos de miles de dólares anuales.

Foto © AA+W – Fotolia.com

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor