Los procesadores para el socket LGA 775 suponen el 77% del total vendido por Intel

Empresas
0 0 13 comentarios

A pesar de la llegada de los potentes Core i7 Nehalem, la avalancha de netbooks/nettops con Atom, o los nuevos micros fabricados en 32 nanómetros, los procesadores para el vetusto socket LGA 775 todavía representan un 77 por ciento de todos los procesadores que vende Intel.

Un informe interno del gigante del chip estima que las ventas de procesadores para el zócalo LGA 775 suponen el 77% del total que la compañía pone en el mercado. Una cifra que caerá al 50 por ciento de cuota entre procesadores Intel a final de 2010 ante la implantación de los procesadores para el socket LGA-1156 (Lynnfield y Clarksfield) que actualmente suponen el 18% de las ventas y que crecerán hasta el 44% del total de procesadores vendidos a finales de 2010.

En cuanto al Atom, que actualmente representa el 5 por ciento de las ventas, aumentará únicamente al 7% a finales de año. Los procesadores más potentes del mercado de consumo para socket LGA 1366 apenas representan el uno por ciento y así seguirán a finales de año, incluso tras la comercialización de nuevos modelos y la llegada de los micros con seis núcleos.

vINQulos
Fudzilla

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor