Malos datos para HTC: pierde 62 millones en el primer trimestre

Empresas

No son buenos los augurios para la marca taiwanesa. Apenas unos días después de presentar su más que interesante smartphone One M8 en HTC tienen que sumergirse bajo un jarro de agua fría por los pésimos resultados económicos de estos últimos meses. Por desgracia parece que pese a contar con un excepcional dispositivo en su catálogo la casa parece abocada al cierre.

En concreto 62,02 millones de dólares es la cantidad ha anotado en sus pérdidas HTC a lo largo de los primeros tres meses de 2013, superando (para mal) las peores expectativas con las que se trabajaba.

El pasado año se cerró para la firma taiwanesa con malos augurios pero el año actual parece confirmar la mala senda que transita.

En su momento llegó a ser la tercera empresa en ventas globales de telefonía móvil, superada únicamente por Apple y Samsung, pero los últimos tres años han sido un descenso desbocado en su cuota de mercado (apenas el 2%) así como en sus beneficios. Sus campañas publicitarias han sido profusamente criticadas como desorientadoras y confusas, lo que probablemente influyó en la caída libre que ha experimentado en el mercado. De hecho los analistas critican que HTC no haya sabido encontrar su hueco como marca en un nicho disputado pero que, de querer jugar la baza de la exclusividad o las prestaciones no lo tenía especialmente complicado, especialmente si lo comparábamos con los terminales de referencia de Apple y Samsung, dado que con este último podía jugar la baza del material metálico de su carcasa frente al plástico del surcoreano.

Un analista ha llegado a decir, mediante un símil aumotmovilístico, que el error de HTC es que si Apple es Mercedes, debieron haber buscado la forma de dejar claro que ellos son BMW.

Sus beneficios también han caído, nada menos que un 22 %, cuando HTC anunció el pasado año que en el segundo trimestre de 2014 tenía previsto regresar a los beneficios, algo que ahora parece harto complicado. En esto supuestamente tendría incidencia la reciente presentación de su terminal estrella, el HTC One M8, que mejora a su ya excelente antecesor. También se espera que ayuden a regresar a la senda de los beneficios su nueva línea de terminales de gamas media y baja, que podrían aportar ventas en mercados emergentes.

El problema sigue siendo que a pesar de las excelentes críticas y la cálida acogida de los medios especializados, el anterior terminal de referencia de HTC fue ignorado por los clientes, que son a fin de cuentas los que deciden la buena marcha de una marca. De hecho a pesar de tratarse el One de un móvil que podía tratarse con solvencia entre los reyes del mercado, iPhone 5 y Galaxy S4, mientras estuvo en el catálogo no contribuyó a evitar que las ventas de HTC cayeran ese año del 39 al 19 %.

vINQulo

Business Insider

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor