Netflix no revela sus datos de audiencia ni siquiera al creador de “House of cards”

Software

El secretismo en la plataforma de distribución de contenidos audiovisuales es tan estricto que ni siquiera Beau Willimon, creador de la serie que adapta la original británica de la BBC, conoce los datos sobre cuántos espectadores la siguen. Pero el autor se muestra encantado con este desconocimiento, que permite plantearse la cuestión de si quizás sea perjudicial vivir tan preocupados por la audiencia.

Netflix nunca ha hecho públicos los datos de audiencia sobre la que por el momento es su serie estrella de producción propia, “House of cards”, galardonada incluso con un Emmy. Esta decisión ha descolocado por completo a quienes miden el éxito de una cadena o una serie con los datos ofrecidos por Nielsen (conocida consultora de audiencia televisiva), pero el primero en mostrarse conforme con no tener ni idea de cuantos millones de espectadores reúne su serie es Beau Willimon, el propio creador de la misma, según ha explicado en una charla ofrecida durante el transcurso del Festival Cinematográfico de Tribeca (Nueva York).

El contenido propio es una de las claves para el futuro de Netflix, según ha manifestado la propia cadena, que pretende competir con HBO, e incluso sobrepasarla. Para ello también cuenta con esta información que tan celosamente guarda sobre la audiencia y, quizá más importante aún, los gustos de los espectadores. Es importante conocer la aceptación de un contenido pero casi lo es más saber qué tipo de series, películas, documentales… prefiere la audiencia, y ese dato lo conocen al detalle en Netflix.

HBO, la cadena de televisión por cable más popular en Estados Unidos, debe ceñirse a las estimaciones de audiencia habituales pero Netflix conoce el dato preciso de cada individuo que ha seleccionado una emisión en streaming de un contenido concreto, al igual que sucede con los visitantes de una página web, una información que no es estimada ni orientativa sino precisa e individualizada porque los servidores conocen qué envían y a quién. A partir de ahí es bastante más sencillo analizar qué resulta exitoso y predecir qué será acogido con agrado por los espectadores.

También resulta interesante conocer (no tenemos porque desconfiar de él) que Netflix deja completa libertad creativa a los autores hasta el punto de ni siquiera tenerlos al tanto de los índices de audiencia, algo que posiblemente repercutirá en la ausencia de presión que podría mermar el resultado final.

vINQulo

Cnet

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor