Presupuestos en recesión

Empresas

Comenzando por la banca, los usuarios recortarán de forma drástica su inversión en TI durante 2009, castigando especialmente al segmento de servicios.

A pesar de que la crisis financiera -ahora de carácter global y extendida a casi todos los segmentos de mercado- todavía no ha afectado a la inversión de las empresas usuarias de tecnología, parece que pronto lo hará.

Así lo muestran las últimas estimaciones de las consultoras Gartner y Forrester: los presupuestos de inversión en TI no sufrirán reducciones en el último trimestre del año, pero sí en 2009.

Según los datos de Gartner, el gasto mundial en TI pasará del 5,8 por ciento estimado para 2009 al 2,3 por ciento, sin registrar una desaceleración apreciable en el último trimestre de 2008.

Por su parte, Forrester estima que la inversión TI global pasará del 8 por ciento inicial al 4 por ciento en 2009, lo que significa un crecimiento plano con respecto al presente ejercicio.

No obstante, parece que los recortes inversionistas no serán tan dramáticos como los de la crisis de 2001, cuando se produjo el fenómeno conocido como el estallido de la burbuja Internet.

La principal diferencia entre la crisis Puntocom y la actual es que las tecnologías están mucho más integradas en el día a día de las compañías usuarias, por lo que las decisiones de compra se sopesan todavía más.

Las economías más afectadas por la reducción de los presupuestos serán las más desarrolladas (Estados Unidos y Europa). Pero los recortes se notarán también, con menor intensidad, en economías emergentes como Rusia o Brasil, reforzando la idea de una crisis de carácter global.

Sectores afectados
Las compras de PCs, portátiles y servidores serán las primeras en resentirse. De hecho, PCs y portátiles ya han experimentado una ligera desaceleración en términos de ingresos, a pesar de haber crecido en unidades un 15 por ciento global durante el tercer trimestre de 2008.


En segundo lugar, las empresas ajustarán sus inversiones en almacenamiento, un apartado que normalmente crece de manera casi automática al multiplicarse año a año la cantidad de información digital que se debe almacenar.

Pero quizá los datos más preocupantes en las reducciones de inversión TI vendrán de la mano del software y los servicios TI, cuyos signos de desaceleración ya se han dejado notar en las Bolsas mundiales.

Dado que la crisis tiene un origen financiero, los CIOs de los bancos de inversión, bancos comerciales y cajas de ahorro serán los primeros en apretarse el cinturón durante 2009, recortando drásticamente su inversión no sólo en equipamiento TI, sino principalmente en servicios: consultoría y desarrollo de software.

Crecimiento plano

En este sentido, Gartner acaba de reducir sus previsiones de inversión en servicios TI para 2009 desde un 7 por ciento de incremento (estimación realizada en agosto) hasta el 0,2 por ciento, generando un gasto mundial de 815.000 millones de dólares en servicios TI.

De nuevo, los más afectados por esta desaceleración serán las economías más desarrolladas, ya que concentran un volumen más importante de empresas financieras.

Las economías emergentes tampoco quedarán impunes, y al igual que ha sucedido con el contagio de la crisis de crédito, el resto de sectores -y no sólo finanzas- reducirán su inversión en consultoría y desarrollo de software.

Es probable que ni siquiera se salve el apartado de outsourcing. Aunque las crisis suelen reforzar los negocios de externalización por facilitar ajustes de costes a sus clientes, algunos analistas piensan que los recortes también afectará al outsourcing.
 
La buena noticia es que esta crisis de presupuestos no será tan dura como las experimentadas en 2001 o en 2003.


Así, el gasto mundial en TI cayó en todo el mundo entre un 10 y un 15 por ciento desde 1998 hasta 2001, mientras en el período 2001 a 2003 los recortes se retractaron un 3 por ciento. Por el contrario, la desaceleración en 2009 se limitará a un crecimiento plano en comparación con 2008.

Diversificar como clave

Como respuesta, las principales compañías de servicios TI han comenzado a diversificar su oferta en un doble sentido. Por un lado, centrarán su oferta en las economías menos afectadas por la crisis. Por otro, se alejarán del sector financiero para acercarse a otros segmentos más saneados.

Según IDC, un 20 por ciento de los ingresos mundiales en TI se generan en el sector financiero, mientras industria concentra el 22 por ciento y la Administración Pública un 18 por ciento.

Sea como fuere, las principales firmas de servicios TI ya han sufrido un adelanto del castigo por la reducción en los presupuestos: el de la Bolsa.
Así, las acciones de Accenture han caído un 10 por ciento en lo que va de año. Mientras, IBM ha perdido un valor acumulado del 15 por ciento, a pesar de haber logrado unos buenos resultados en el tercer trimestre, con una facturación de 10.000 millones de dólares por parte de su división de servicios.

Peor lo tienen los principales outsourcers indios. Las acciones de Infosys, Tata Consulting y Wipro han perdido desde enero más de la mitad de su valor bursátil. De nuevo, a estrecharse el cinturón y buscar nuevos mercados.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor