¿Quién puede decirle a Apple… show me the money?

Empresas

Disney, Adobe, Twitter, EA o Nefflix: en la lista de posibles adquiridas parece que cada analista quiere lanzar la posibilidad más remota.

Los inversores se han vuelto locos en una carrera alcista con las acciones de Sony. Apple anunciaba en la presentación de sus últimos resultados que estaba dispuesta a hacer algo con los  51.000 millones en cash que cuentan para gastar. Sony es una apuesta más que atractiva, aunque no es la única.

Apple podría lanzarse a comprar algo social: no tiene ningún pie en la industria del social media, que todos parecen tener claro que será el futuro. Twitter podría ser una atractiva opción, aunque es el ejercicio más de negocios-ficción de la lista de potenciales novios que le han salido al buen partido de Cupertino. Algunos hasta se lanzaron a soñar con Facebook: aunque la propia red social ha dicho que no han existido ningún tipo de requiebros por parte de Apple para inyectar capital en la firma.

Otra opción sería acabar con los problemas. Apple podría hacerse con Adobe, que es una de las opciones que baraja Barron’s. La guerra entre Apple y Adobe lleva camino de convertirse en un largo conflicto fronterizo y mientras las cosas no se ponen en claro el tira y afloja podría salpicar a los demás países vecinos. Una compra acabaría finiquitando cualquier problema y Apple – Adobe en propiedad mediante – podría hacer lo que quisiese con Flash. Su odiado Flash.

También podría dársele por innovar y lanzarse al mundo del contenido, el punto de agarre de las últimas novedades de la industria TI. El videoclub online Nefflix sería un desembarco interesante, pero también podría Apple rondar a Electronic Arts. A EA le acaban de dar un mazazo: Zynga ya tiene más valor que EA, según un estudio de una consultora, por lo que aunque no esté en proceso de saldo o decadencia – nada más lejos – si podría ser una presa más fácil que antaño para Cupertino. 

Aunque tampoco hay que ser tan imaginativos: Apple podría comprar uno de sus eternos pretendientes, como la firma de chips ARM Holdings, una en la larga lista de The New York Times.

Todo es, de todos modos, especulación y ninguna compra está cerrada. Como recuerdan desde la CNN, además, hacerse con una de estas grandes compañías rompería con la pauta de compras de Apple, que ha apostado siempre por desembolsos pequeños y no compañías de relumbrón. Entre las que han salido a la palestra se ha llegado hasta a colar Disney, por aquello de que Steve Jobs ya es consejero en su ejecutiva.

¿Romperá Apple con sus pautas de comportamiento? Tiempo al tiempo
 
*La pulsión shopaholic de Apple, en el editorial de NetMediaEurope, BlogCafé

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor