Rovio apuesta por una película 3D de Angry Birds para recuperar la senda del beneficio

Empresas

La compañía apunta que la película le ayudará a conseguir que el negocio de licencias vuelva a crecer.

El descenso del negocio de licencias de la marca Angry Birds en juguetes, ropa y golosinas se suma a los problemas que arrastra Rovio, que no consigue repetir el éxito de su saga original de juegos móviles, Angry Birds, tras su lanzamiento en 2009.

El año pasado las ventas totales de Rovio cayeron un 9%, situándose en 158,3 millones de euros (169 millones de dólares), aunque los ingresos de los juegos móviles crecieron un 16% debido a nuevas ofertas como Jolly Jam y Angry Birds Stella Pop!, que alcanzaron los 600 millones de descargas totales anuales.

El fabricante finlandés ha volcado sus esperanzas de crecimiento en un costoso proyecto de película 3D (supondrá un gasto mínimo de 160 millones de dólares en la producción y comercialización) tras caer sus beneficios un 73%, lo que ha supuesto la última señal de la pérdida de atractivo de Angry Birds en el mercado.

Rovio, cuyo objetivo a largo plazo es convertirse en una marca de entretenimiento al estilo de Walt Disney, ha expandido la marca Angry Birds a una serie de televisión y la producción de esta película de animación que se estrenará en mayo de 2016.

“La película va a ayudarnos a conseguir que nuestro negocio de licencias vuelva a crecer. Muy pronto podremos dar a conocer nuevos acuerdos de asociación importantes”, ha concluído el presidente ejecutivo de Rovio, Pekka Rantala.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor