Evernote se echa atrás: sus trabajadores no leerán notas de los usuarios sin una autorización expresa

LegalRegulaciónSoftware

El CEO de Evernote admite que “metimos la pata” al comunicar el cambio en la política de privacidad del servicio, porque “hay que pedir permiso, no suponer que lo tenemos”

Evernote tenía previsto cambiar su política privacidad a partir del 23 de enero para permitir que algunos de sus empleados supervisasen la aplicación de tecnología de aprendizaje automático sobre el contenido generado por sus usuarios. Es decir, que parte de los trabajadores fuesen capaces de ver las notas creadas.

Pero al final el cambio no se producirá. O no de la forma en la que se había anunciado. Evernote ha decidido rectificar y no aplicar la actualización de la política de privacidad que había anunciado. Lo que sí hará, según ha comunicado, es revisar dicha política para reforzar la protección de los datos de sus clientes.

Y, aunque pondrá en práctica la tecnología de aprendizaje automático, sus empleados no serán capaces de ver el contenido de las notas por defecto. Sólo podrán hacerlo si los usuarios dan una autorización expresa para tal cometido.

“La confianza es la base de nuestro servicio”, ha declarado Chris O’Neill, CEO de Evernote. “Eso significa que tenemos que ser transparentes, admitir nuestros errores, y comprometernos a convertir la experiencia de Evernote en la mejor posible, desde la forma en la que la app funciona en diferentes plataformas a cómo nos comunicamos con las personas que la utilizan”.

“Anunciamos un cambio en nuestra política de privacidad que hizo parecer que no nos preocupamos por la privacidad de nuestros clientes o de sus notas. No era nuestra intención, y nuestros clientes nos han hecho saber que metimos la pata, en términos muy claros”, continúa O’Neill. “Los oímos, y estamos tomando medidas inmediatas para corregirlo”.

El CEO de Evernote explica que “estamos muy contentos con lo que podemos ofrecer a los clientes de Evernote gracias al uso de aprendizaje automático, pero hay que pedir permiso, no suponer que lo tenemos”. Así que, tras admitir que “sentimos haber decepcionado a nuestros clientes”, se han puesto manos a la obra “y estamos revisando toda nuestra política de privacidad debido a esto”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor