Tras bancos y ciberterrorismo, los países intermedios están en peligro

Gestión de la seguridadSeguridad

Portugal podría ser uno de los próximos objetivos de los hackers, según apunta un experto.

Los atacantes de la red buscan nuevos objetivos para sus actos delictivos.
Tras los asaltos políticos a las webs de Georgia y Estonia y el más que generalizado acecho del universo web financiero, los ciberdelincuentes podrían centrarse en los llamados países intermedios.
Así, lo reconoció un experto en seguridad durante el encuentro organizado por la Open Web Application Security Project, que acaba de clausurarse en Portugal.
“A medida que los grandes centros financieros fueron reforzando sus sistemas de seguridad los ataques comenzarán a ser desviados a los países intermedios”, apunta Dinis Cruz, miembro de la directiva de la entidad, en declaraciones que recoge Journal de Noticias.
Cruz es capaz de poner cara y nombre a las posibles víctimas, entre las que sitúa al país vecino. Portugal podría ser, de este modo, uno de los Estados en caer víctima de las redes de delincuencia cibernética internacional en dos o tres años, tiempo en el que estiman los analistas que podrían empezar estos ataques.
Un ataque de estas características podría bloquear algunos servicios ahora básicos en la vida diaria. En el caso de Georgia, por ejemplo, el Estado obligó a paralizar la banca virtual para prevenir que corriese la misma suerte que las páginas asociadas a la Administración, bajo control de los piratas rusos.
En el caso de Portugal, los efectos podrían incluso salpicar a España. En los últimos años, se ha aumentado el número de proyectos y servicios comunes. Autopistas, control de fronteras e incluso energía son algunos de los dominios en los que los dos países trabajan de forma conjunta. ¿Llevaría entonces una caída del sistema a estos mercados al caos?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor