El Wi-Fi ayudará en la transición al IoT

InnovaciónInvestigación y DesarrolloMovilidadRedes inalámbricas

Desde Aruba aseguran que la tecnología Wi-Fi tendrá un papel destacado en el desarrollo del Internet de las Cosas.

Según datos de la firma OBS, para el año 2020 habrá más de 30.000 millones de dispositivos conectados a internet, un boom en la industria del IoT que llegará a todos los ámbitos de la vida cotidiana de los usuarios.

Para hacer frente con garantías a la tendencia creciente del IoT estarán las redes inalámbricas, que serán apreciadas por aportar importantes ventajas, destacan en la empresa Aruba.

Uno de los beneficios que ofrece el Wi-Fi en que proporciona estabilidad de red, lo que es clave a la hora de lograr la confianza del cliente.

Por otra parte, la elevada potencia del Wi-Fi será otro apartado a tener en cuenta en la transición al IoT, ya que permitirá contar con una conexión de calidad, algo determinante para lograr una buena experiencia de uso con los aparatos del Internet de las Cosas.

Asimismo, el Wi-Fi cuenta con capacidad multidispositivo, lo que implica que podrá ser empleado con varios dispositivos del hogar al mismo tiempo.

José Tormo, Director Regional de Iberia en Aruba, una compañía de Hewlett Packard Enterprise, ha comentado que “la edición de este año de la feria CES ha recordado que lo que viene para 2017 serán fundamentalmente productos y servicios centrados en IoT que necesitarán de una conexión infalible que no tendrá parangón con las transmisiones de datos que se ha utilizado con anterioridad”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor