Ya casi está aquí: ¿Qué esperar del iPhone 5?

EmpresasOperadoresRedes

Apple ha organizado un evento para el próximo miércoles, donde se presentará con toda probabilidad una nueva generación de su famosísimo smartphone.

Una carcasa fina, finísima, con parte trasera dividida en tres secciones diferentes. Una entrada para los auriculares ubicada en la zona inferior. Nueva ranura para conectores tipo USB. Y así hasta multitud de características definen a Goophone i5, una réplica casi perfecta del iPhone 5 que ha sido fabricada por la compañía china Goford Electronics y que en apariencia sólo se diferencia del modelo base en su simpático logo en forma de avispa (y en el precio). Esta mímesis ha sido posible, en parte, porque la compañía en cuestión tiene su sede en Shenzhen, sitio en el que radican las fábricas de ensamblaje para el producto de Apple. Pero, sobre todo, gracias a las numerosas filtraciones que han ido circulando durante los últimos meses sobre el nuevo smartphone de Apple y que permiten a cualquiera imaginarse su aspecto.

Si los rumores están fundamentados, el próximos miércoles podremos visualizar por vez primera el terminal oficial y ratificar el parecido razonable de su copia barata.

¿Qué podemos esperar exactamente?

En primer lugar, es un hecho que esta vez sí se llamará iPhone 5. O al menos es lo que da a entender la invitación enviada a los medios por el gigante de Cupertino, donde se proyecta una  sombra en forma de 5. En segundo lugar, el dispositivo será más delgado que nunca, cambiando los 9,3 por los 7,6 milímetros de grosor, y lucirá una pantalla Retina más grande a la que nos tiene acostumbrados. Esto significa pasar de las manejables 3,5 a unas más en boga 4 pulgadas, con ratio 16:9 y densidad de 320 píxeles por pulgada, según los informes más detallados. Además a través de la tecnología “in-cell” incorporaría los sensores táctiles directamente dentro del panel LCD, sin necesidad de capas intermedias ni digitalizadores. En tercer lugar, ampliar sus dimensiones hasta los 90,25 milímetros de largo por 51,6 milímetros de ancho conlleva gran potencia de batería, una fila extra de iconos en el escritorio y un salto definitivo a la conectividad LTE, que ha ido creciendo en popularidad durante los últimos tiempos y que a su vez permite una  navegación móvil realmente veloz.

Una de las novedades más criticadas es el supuesto cambio a un conector dock más pequeño, por debajo de los 30 pines, en tanto que supondrá problemas de compatibilidad con accesorios antiguos. Aunque también hay quien apuesta por una suave transición al estándar USB 3.0. Y una de las menos probables es el soporte, al fin, de la tecnología NFC (Near Field Communication) para pagos móviles e intercambio de información entre dispositivos. Se apunta, por otra parte, a un procesador A6 quad-core, tarjeta nano-SIM, rendimiento gráfico mejorado, capacidades de almacenamiento ampliadas hasta 1 GB, cámara de 8 megapíxeles, auriculares más eficientes sin ruidos de fondo y una función de búsqueda basada en Chomp.

Y, por supuesto, el iPhone 5 será el producto encargado de estrenar la siguiente versión del sistema operativo móvil de la firma de la manzana mordida: iOS 6. ¿Entre sus características? Destacan una  integración total con la red social Facebook, el modo “Do Not Disturb” para desactivar cualquier alerta durante un tiempo determinado, una herramienta cartográfica totalmente revisada y alejada de Google Maps, el organizador de tarjetas Passbook, la función Shared Photo Streams para compartir contenido vía iCloud, nuevas aplicaciones de iTunes y de la App Store, y un Siri más maduro que hará las delicias de los usuarios.

La fecha de lanzamiento más comentada es el viernes día 21, aunque seguramente Apple comenzará a admitir pedidos el mismo día de su puesta de largo.

Un iPad Mini, el as en la manga de Apple

Lo que todavía no está tan claro es si al iPhone 5 le acompañará en su presentación un nuevo iPad o, más concretamente, el primer iPad Mini. Se trataría de un tablet PC con pantalla de menos de 8 pulgadas, resolución de 1024×768 píxeles, botones de volumen independientes, micrófono en la parte trasera, cámara frontal para videoconferencia y evolución desde LTE a Wi-Fi para ahorrar en costes. De hecho, el precio final debería rondar los 200-300 dólares. Su aspecto exterior recordará a los de iPod Touch y iPhone, con delicados biseles en el borde y una delgadez también extrema. Pero, ¿se atreverá Apple a anunciar dos productos móviles el mismo día? ¿O aguardará unas semanas? En cuestión de días lo sabremos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor