A fondo: El gasto en ‘blockchain’ se prepara para rebasar los 10 000 millones de dólares

Innovación

Europa contribuirá con 800 millones de dólares este año y 4 900 millones en 2023, según los analistas.

Las expectativas para el blockchain son positivas. Los analistas creen que este año el gasto en esta tecnología, que ha nacido vinculada al sector de la banca, a usos como los pagos transfronterizos y al fenómeno de las monedas digitales, será de 2 700 millones de dólares, lo que implicaría un incremento del 80 % respecto a 2018.

Y ahí no se detendrá la cosa, ni mucho menos. La consultora IDC se adelanta unos pocos años y pronostica un gasto de casi 15 900 millones de dólares en soluciones de blockchain para 2023. Y no es la única que le tiene fe a este mercado. Otra firma de consultoría, ABI Research, ha publicado sus previsiones respecto a la tecnología blockchain, que espera que siga fortaleciéndose. Eso sí, en su caso es más comedida y habla de unos ingresos cercanos a los 10 000 millones de dólares para 2023.

Aunque el momento de las ofertas iniciales de monedas, conocidas por las siglas ICO, parece haberse superado, con una caída significativa a lo largo del curso pasado, el interés en blockchain sigue ahí, ahora auspiciado por la financiación de capital riesgo y el desarrollo de infraestructura.

“Una regulación más estricta” en combinación con “los impuestos” ejercidos “sobre las criptomonedas en varios países están impulsando a los inversores a mirar más allá de las ICO hacia una inversión más estable basada en capital riesgo para startups de blockchain que se centran en la infraestructura de soporte, venta minorista, cadena de suministro y aplicaciones empresariales”, indica sobre lo que está pasando Michela Menting, directora de investigación sobre blockchain y seguridad digital en ABI Research.

Las aplicaciones financieras y de seguros están dando paso a más alternativas. Más sectores deberían ir integrándose en el mercado blockchain con el paso del tiempo. ABI Research, por ejemplo, confía en que el segmento de middleware emerja a partir de 2021 con soluciones que favorezcan la interoperabilidad y escenarios híbridos.

James Wester, director de investigación sobre estrategias de blockchain en IDC señala que esta tecnología, hoy por hoy, ya ha alcanzado “un punto de inflexión en múltiples casos de uso“. Las empresas estarían reconociendo “el valor de los programas piloto iniciales y trasladan esos proyectos a producción”.

“El crecimiento y la adopción de blockchain por parte de las empresas se está acelerando a medida que se entienden los beneficios de usar blockchain para aumentar la eficiencia y mejorar los procesos”, explica Wester. “Ciertamente, aún existe cierta incertidumbre con respecto a la tecnología”, como “en las áreas de gobernanza y regulación, pero la adopción de blockchain para servicios financieros, identidad, comercio y otros mercados es alentadora”. La fabricación o los servicios profesionales son otros segmentos que invertirán en blockchain para mejorar sus negocios.

El papel de Europa

¿Y cuál será el papel de Europa en esta revolución tecnológica y financiera? La propia IDC ha anunciado recientemente que, de los más de 800 millones de dólares que se gastará este año en blockchain dentro del Viejo Continente, se pasará a 4 900 millones en 2023, con las compañías de nueva creación buscando fórmulas para gestionar datos, dinero y otros activos, y no solo las grandes empresas.

Con blockchain podrán deshacerse de intermediarios, reducir errores y ahorrarse costes. Entre los casos de uso que están emergiendo gracias al blockchain se encuentran la votación por medios electrónicos, la gestión de propiedad intelectual o la gestión de identidades, algo especialmente crítico en la actualidad con la implementación de nuevas regulaciones sobre protección de datos personales.

“Las empresas están empezando a ver blockchain no solo por sus recursos criptográficos, sino más bien como una herramienta de gestión que puede realizar un seguimiento de los artículos, la información y los datos de los clientes”, cuenta Carla La Croce, analista de investigación sénior en IDC. “Esto es algo que la industria del transporte puede utilizar para realizar un seguimiento de los envíos, los minoristas de bienes de lujo de alta calidad para rastrear la procedencia o profesionales inmobiliarios para una gestión transparente de la propiedad”, que serían otros ejemplos.

“A medida que el gasto continúe creciendo, lo más probable es que el mercado se adapte y la seguridad y la validez se conviertan en un estándar para el cliente, con más empresas recurriendo a blockchain para una solución segura y fiable”, opina La Croce.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor