Cristina Valles (Neoris): “Deberíamos mostrar la tecnología desde un punto de vista más centrado en lo que puede aportar en todos los ámbitos”

Big DataCloudDatos y AlmacenamientoEmpresasGestión Empresarial

La directora general de Neoris España opina que mostrar las aplicaciones prácticas de la tecnología y su carácter transformador de la sociedad podría animar a más mujeres a iniciar una carrera profesional en el sector TIC.

Empoderar a las mujeres, animarlas a seguir luchando, dar visibilidad a referentes de éxito y mostrar el impacto que tiene la tecnología en todos los ámbitos de la vida son algunas de las claves para reforzar la presencia de la mujer en el sector TIC, según explica apunta Cristina Valles, directora general de Neoris España, protagonista de esta nueva entrevista de la serie ‘Women in Tech’.

Con más de 20 años de experiencia en el sector de las Tecnologías de la información, Valles lleva desde 2018  liderando el negocio de NEORIS en España. Ha conseguido mantener la tendencia de crecimiento de la compañía en el país y se ha convertido en un ejemplo de mujer al frente de una empresa TI.

– ¿Cuál es su valoración sobre el papel de la mujer en las carreras STEM en España, particularmente en el sector tecnológico?

La elección de las carreras STEM por parte del sexo femenino es todavía muy pequeña. Y si hacemos zoom únicamente en carreras tecnológicas, la participación es mucho menor, aunque bien es cierto que en los últimos años se han dado pasos de gigante en este aspecto.

Este hecho se produce principalmente porque, en general, en las mujeres existe una vocación desde etapas tempranas por carreras de ámbito más social y más humanístico que por las titulaciones de ciencias. Mientras que los hombres siempre han sido más proclives a estudiar carreras científicas, lo que nos ha llevado a que la tecnología esté dominada mayormente por perfiles masculinos.

Para cambiar esta tendencia creo que deberíamos mostrar la tecnología desde un punto de vista más centrado en todo lo que puede aportar al ser humano en todos los ámbitos de la vida, ya que hasta ahora la tecnología estaba asociada a los sistemas y se consideraba la parte más ‘gris’ de las empresas. Por ejemplo, ¿por qué no podemos animar a las futuras profesionales a ser la mujer que diseñe y programe la máquina con la que se va a operar al paciente, en lugar de convertirse en una profesional sanitaria médica? ¿Por qué en lugar de ser profesora no puede ser la experta que diseñe las aplicaciones con las que los niños aprenden en las aulas virtuales?

Estoy convencida de que muchas más estudiantes en primaria y en secundaria querrían estudiar tecnología si lo visualizaran como un sector trasformador y generador de valor en una sociedad que necesita evolucionar y hacerse cada vez más sostenible,  donde la tecnología cobra un papel fundamental.

Éste es uno de los grandes retos que tenemos hoy las mujeres que nos dedicamos al mundo de la tecnología.

Un problema global

– ¿La brecha de género es mayor que en los países de nuestro entorno? En caso de ser así, ¿por qué cree que es?

Es cierto que en España hay una gran brecha cuando hablamos de la presencia de mujeres en las carreras STEM, especialmente en las que están más relacionadas con la tecnología. Sin embargo, esto no significa que en el resto de países europeos no exista el mismo problema. En España, las mujeres apenas representan un 13% de las estudiantes en carreras STEM, una cifra que baja hasta el 9% cuando hablamos de Formación Profesional . Pero lo mismo pasa en otros países de nuestro entorno, como Bélgica, Países Bajos y Suiza, con cifras que oscilan entre el 10% y el 12%. En Europa, por ejemplo, el 50% de los hombres que salen de la universidad con un título tecnológico acaban trabajando de eso, mientras que esa cifra baja a un 25% en el caso de las mujeres. Este último dato resulta especialmente crítico si tenemos en cuenta que, observando las notas de la evaluación y el rendimiento académico, las mujeres obtienen mejores calificaciones en titulaciones STEM.

En un ámbito concreto como el de la inteligencia artificial, que no para de crecer y será clave en los próximos años, las mujeres apenas representan el 19% en España, muy en la línea del resto de países de nuestro entorno, como Francia, Países Bajos, Suecia, Reino Unido, Bélgica… Creo que, como sociedad, debemos reforzar mucho más el papel de la mujer en el sector tecnológico y llevar a cabo planes de actuación conjuntos que permitan corregir esta situación en un futuro. Y no sólo en nuestro país, sino en toda Europa.

– ¿Qué considera que se debería hacer para reducir dicha brecha? ¿Y para quebrar el ‘techo de cristal’?

Para comenzar a reducir la brecha de género debemos empoderar a las mujeres para que se animen a seguir luchando y lleguen en su carrera profesional a donde ellas se propongan. En mi opinión, sería de gran utilidad si esas mujeres luchadoras tuvieran referentes cercanos, mujeres visibles y comunicativas que cuenten su historia, su realidad, la realidad del sector y que inspiren a las nuevas generaciones y las motiven para seguir sus pasos. Hay que evangelizar mucho más a las mujeres para que no desistan en su empeño.

Pero no nos engañemos. A veces somos nosotras mismas las que nos autoimponemos ese ‘techo de cristal’. Aquellas mujeres que quieran ser relevantes en el entorno profesional deben abordar ellas mismas un enorme cambio cultural. La realidad hoy en día es que, cuando a la mujer se nos propone un nuevo reto profesional, lo primero que analizamos es el impacto en nuestra vida familiar y cómo afectará esto en la relación con nuestros hijos. Las mujeres tenemos que hacernos más valientes y afrontar los nuevos retos profesionales, aunque ello suponga cambiar nuestros hábitos en nuestras casas, que aprendamos a delegar ciertas tareas en nuestros hogares y a optimizar nuestro tiempo en nuestra vida fuera del trabajo. A mí me pasó y una amiga me dijo: “no es lo más importante el tiempo que pases con tus hijos, sino la calidad del tiempo que pases con ellos”.

Adicionalmente, yo veo un cambio importante en las nuevas generaciones, en las nuevas o recientes parejas, donde hay una mayor involucración de los padres en el cuidado de los hijos, lo que hará que las mujeres pierdan el miedo a asumir nuevos retos profesionales.

La mujer se posiciona en el sector TI

– ¿Qué representación tiene la mujer en su organización? ¿Están tomando medidas para avanzar hacia la paridad? Si es así, ¿en qué consisten?

Creo que en estos últimos años hemos avanzado mucho en este sector y, por ende, también en Neoris. Si antes el número de mujeres en el ámbito tecnológico era escaso, hoy existe un número significativo de perfiles femeninos involucrados con el mundo TI. En este sentido, en NEORIS somos dos mujeres las que pertenecemos al grupo de liderazgo de la compañía. Y  en el total de la compañía, más del 31% de la plantilla en España son mujeres, una cifra que resultaba impensable hace una década.

En lo que al ámbito de la tecnología se refiere, es cierto que en los puestos de dirección todavía tenemos un largo recorrido por delante, ya que hoy somos muy pocas mujeres al frente de compañías que operan en el mundo TI. No obstante, cada vez hay más perfiles femeninos en empresas no tecnológicas que ocupan puestos relevantes en este ámbito, como la dirección de sistemas de las organizaciones o la dirección de transformación digital, área de reciente creación en casi todas las compañías durante los últimos años.

Hoy, dentro de Neoris no se hace distinción entre chica o chico a la hora de incorporar nuevos empleados. Lo único que valoramos es su trayectoria profesional y que cubra las necesidades que el puesto demanda. Pero es cierto que hay más hombres que mujeres en el sector tecnológico, de ahí que, aunque desde el punto de vista de empresa haya igualdad de género, es el mercado el que regula el porcentaje de empleados de cada sexo.

– ¿Cuál ha sido su experiencia propia? ¿Alguna vez se ha sentido relegada frente a sus colegas por ser mujer?

En mi caso, como en el de muchas mujeres, ha sido un duro camino, pues casi siempre he estado rodeada de hombres. Y prácticamente todos mis responsables han sido del sexo masculino. Además, hace años, el concepto que los hombres tenían de la mujer estaba más ligado al cuidado de la casa y crianza de los hijos, no reconociéndonos en un entorno profesional. Vamos, lo que siempre hemos denominado en España como machismo.

Pero esta cultura está cambiando y, por ejemplo, desde que me incorporé a Neoris, donde fui la única directora en el comité de dirección aquí, en España, siempre me he sentido valorada y arropada por todos mis compañeros. Y lo mismo siento ahora en mi nuevo rol como directora general de la compañía en España.

Respecto a sentirme relegada, no diría que me he sentido así, pero sí es cierto que, casi siempre, para cualquier ascenso he tenido que demostrar mucho más que mis compañeros. Pero con perseverancia, mucho trabajo e ilusión, todo es posible.

– ¿Qué consejos daría a las jóvenes que están iniciando sus carreras en perfiles STEM?

Mi consejo es que trabajen con mucha ilusión para conseguir formarse en este tipo de carreras. Como todos sabemos, la tecnología es un sector imparable, que demanda cada vez más y más perfiles. En la actualidad hay más ofertas de trabajo que profesionales en el mercado que puedan cubrir todas las vacantes del sector, y la tendencia es creciente. Como dato, las matriculaciones en carreras centradas en el ámbito de TI han caído un 30% desde el año 2000, a pesar de las grandes oportunidades empresariales que ofrece el sector actualmente y de que el perfil de profesionales que se necesitan en el mismo crece a un ritmo muy acelerado.

Éste puede ser otro motivo que puede provocar un cambio en la elección de muchas mujeres a la hora de decidir los estudios que realizarán, pues con la tecnología tienen una completa garantía de que podrán desarrollar su carrera profesional acorde a los estudios realizados y de que les espera un futuro prometedor.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor