Actualidad TI segway

La única forma de que un Segway sea chulo: sacrificando una Vespa

Lo mejor de dos mundos: la bella estética retro italiana y la moderna tecnología ecológica del silencioso transporte eléctrico que mantiene el equilibrio por ti. Fabricada a mano, hecho en España y a un precio bastante razonable para tratarse de un vehículo tan singular como práctico y bonito, las imágenes que te mostramos a continuación sólo van a tener un efecto sobre ti: despertar el deseo de pedírselo a los Reyes Magos.

S-Walker, el monopatín que se mueve por sí mismo y mantiene el equilibrio por ti

Podríamos resumir la naturaleza de este dispositivo diciendo que es un Segway hecho monopatín porque ahí radica el secreto, en emplear una serie de giróscopos para que de manera automática se mantenga el equilibrio sin que el usuario tenga que ser Tony Hawk. Además el monopatín se desplaza por sí solo y tampoco necesita que el usuario vaya dándole impulso. Se acabaron las excusas para ser un skater.

Toyota comienza a probar su Segway-killer

Se presentó en su momento como una revolución en el transporte pero parece que finalmente no ha llegado a tanto, convirtiéndose más en una curiosidad o un medio para efectuar visitas turísticas en determinadas zonas. Pese a ello siguen apareciendo alternativas al Segway con la intención de facilitar la movilidad. En este caso es Toyota quien lo intenta con su Winglet, dispositivo muy semejante pero algo menos aparatoso.

SBUV3: el monociclo estilo Segway

Presentado como la revolución del transporte urbano lo cierto es que el Segway resulta práctico y divertido pero caro y un poco trasto cuando bajas de él. Los ingeniosos chicos de Nympy han dado quizás con la clave para popularizar el transporte unipersonal con una inspiración semejante pero con una sola rueda y a un precio notablemente más reducido.

Personal Rover, el Segway para mileuristas

Reconozcamos que Segway mola… pero se nos va un poco de presupuesto.

Una solución para la movilidad urbana práctica, eficiente, divertida y respetuosa con el medio ambiente, tan revolucionaria como prentendían cuando la anunciaron que más de uno pensamos que iban a lanzar la teletransportación… y luego resultó que era un patinete high-tech a precio de máquina del tiempo. Por eso nos llama la atención cuando alguien se atreve a proponer algo parecido pero a un precio más razonable, algo que podrías llegar a plantearte comprar de verdad como Personal Rover porque vale una quinta parte que el famoso Segway.