CMS más allá de los clásicos

Open SourceProyectosSoftware

José María Baquero, desarrollador web de Arsys, ofrece a los lectores de Silicon algunas claves para seleccionar el gestor CMS que más se adapte a cada situación, así como un listado de las alternativas a WordPress, Joomla o Drupal.

Elegir el gestor de contenidos (CMS) con el que vamos a desarrollar nuestro proyecto web es una decisión fundamental que condicionará gran parte de las actividades y recursos que queramos poner en marcha en el futuro. Como en la construcción de una casa, en el desarrollo de un proyecto web, tener los cimientos adecuados es la base del éxito.

Cuando ponemos en marcha nuestro proyecto web no podemos dejarnos guiar simplemente por las modas o “lo que usa todo el mundo” y tenemos que hacer una pequeña reflexión sobre nuestras necesidades y las opciones que existen en el mercado. Y es que, dependiendo del seleccionado, el CMS puede ser la solución a todos nuestros problemas, o un quebradero de cabeza.

Entre las distribuciones Open Source, WordPress, Joomla! y Drupal son seguramente los tres gestores de contenidos más utilizados en todo el mundo y se adaptan a todo de páginas web. Magento y PrestaShop serían las opciones equivalentes en el comercio electrónico, acompañadas de la combinación del omnipresente WordPress y WooCommerce, su plugin para vender online. En cualquier caso, estos populares CMS son la elección más evidente para cualquiera que se inicie en el mundo web, pero no tienen por qué ser los mejores para nuestro proyecto.

¿Por qué usar un CMS no  tan popular?

La mayor ventaja de utilizar CMS que no sean tan conocidos es, en primer lugar, que al no estar tan extendidos, el número de ataques dirigidos hacia los sitios que administran es mucho menor. Aunque todos los CMS populares tienen grandes comunidades preocupadas con la seguridad, el hecho de gestionar nuestra web bajo un gestor de contenidos menos utilizado garantiza que existirán muchos menos ataques hacia nuestro sitio.

Por otra parte, los CMS poco conocidos suelen incluir, por defecto y para diferenciarse, funcionalidades que otros no incluyen en sus instalaciones básicas o que resuelven mediante plugins de terceros. Más allá de los problemas derivados de las actualizaciones de esos plugins (incompatibilidades con plantillas propias, agujeros de seguridad…), esto puede hacer que un CMS menos popular sea la mejor opción cuando, por ejemplo, queremos gestionar distintos sitios o servicios web desde un único software.

Como principal desventaja, encontramos que su instalación puede ser más engorrosa si no contamos con ciertos conocimientos. Esa complejidad también se extiende cuando comenzamos a usar, administrar y personalizar algunos de estas opciones.

Paralelamente, por el hecho de estar menos extendidos también es probable que encontremos menos documentación, por lo que será más difícil encontrar soluciones a problemas o dudas habituales de los usuarios.

Algunos CMS alternativos

  • Ghost: Un software de gestión de contenidos enfocado a blogs, con multitud de integraciones y que permite una completa personalización del aspecto. En su conjunto es una solución que resulta muy amigable para cualquier desarrollador. Destaca especialmente por su rendimiento.
  • Ametys: Un CMS que destaca por sus características para empresas, ya que permite la gestión de múltiples sitios web en el mismo servidor, se integra fácilmente con los estándares CMIS e incluye herramientas como un gestor de campañas por email, blog, foro o wiki, entre otras. El mayor punto a favor de Ametys es su capacidad de desarrollar múltiples facetas de la actividad empresarial sobre un mismo sistema de gestión de contenido.
  • CMS Made Simple: Una aplicación que destaca especialmente por su sencillez. Dispone de todo lo que podemos necesitar en este tipo de herramientas, como gestión de plantillas, personalización del diseño, seguridad, y ofrece una interfaz robusta y de fácil administración. Sus características lo hacen apropiado para sitios donde la funcionalidad principal es la visualización de contenido y donde el objetivo es obtener una adecuada relevancia en los motores de búsqueda.
  • DNN: Conocido en sus inicios como DotNetNuke, DNN usa como tecnología .NET, por lo que es recomendado para gente que se siente más cómoda con tecnologías de Microsoft. Sin compararlo con WordPress, DNN está también en un buen número de sitios.
  • Typo3: Basado en tecnologías PHP, compatible con varias bases de datos populares como PostgreSQL u Oracle, aparte cómo no, de MySQL. Su uso está extendido principalmente en Europa y viene con muchas funciones por defecto, especialmente pensadas para los entornos empresariales.
  • OpenCart: Una de las soluciones más apropiadas para poner en marcha un comercio electrónico de características avanzadas. Es un software libre, que se puede usar y personalizar en cualquier tipo de proyecto, incluso los más exigentes. Además, ofrece un marketplace con más de 13.000 extensiones disponibles.
  • AbanteCart: Un sistema de comercio electrónico de código abierto que incluye características avanzadas más que suficientes para cualquier tienda online y cuyas funcionalidades se pueden ampliar fácilmente a través de sus numerosas extensiones. En su conjunto, ofrece una gran flexibilidad y es fácilmente adaptable para la mayoría de los negocios en Internet. Además, el software se entrega con licencia de uso ilimitado, con la posibilidad de acoger cualquier número de productos, categorías, etc. y permite la venta de todo tipo de bienes (productos físicos, electrónicos o intangibles como servicios online).

¿Y si prescindimos de la BBDD?

Más allá de estas opciones, hoy en día tampoco resulta descabellado inclinarnos por CMS basados en archivos de texto plano, que funcionan sin una BBDD por debajo y sorprenden por sus  funcionalidades y alto rendimiento. Si nos decidimos por esta última opción, conviene que tengamos en cuenta algunos nombres:

  • Grav. Creado para ofrecer un alto desempeño, resulta asombrosa su cantidad de funcionalidades avanzadas, como caché, sistema de templating, y patrones de diseño diversos, que lo aproximan a un framework exclusivo. Al final, obtendremos un sitio altamente personalizable y capaz de ser administrado fácilmente desde una interfaz de usuario completa y amigable.
  • Pico CMS. Creado para ser rápido y sencillo, es open source y completamente gratuito. Instalable de manera sencilla y rápida y personalizable por medio de templates. Incluso la comunidad dispone de plantillas que podemos usar para personalizar rápidamente el sitio web, así como plugins para aumentar sus funcionalidades.
  • Kirby. Se trata de un CMS potente y altamente personalizable, capaz de usar todo tipo de contenido y con un sistema de administración que se adapta de manera excelente a cualquier dispositivo, permitiendo gestionar una web incluso desde un móvil. El único detalle que puede frenarnos un poco para usar Kirby es que necesita el pago de una licencia, aunque los costes tampoco son muy elevados (15€ o 79€, dependiendo del uso).

Autor
Saber más 
Saber más