Quien controle el multi-cloud dominará el futuro

CloudGestión Cloud

Para David Warburton, Senior Threat Research Evangelist EMEA, F5 Network, el uso de multiples nubes ya no es una opción, sino algo necesario para las organizaciones.

Ser capaz de trabajar de forma segura en un entorno con numerosas amenazas controlando, al mismo tiempo, la creciente complejidad de las TI y protegiendo enormes cantidades de datos resulta clave para mantener la confianza de los clientes. Conseguirlo sin aprovechar las capacidades de los entornos multi-cloud, parece algo tan complicado como temerario.

Según el reciente informe “Future of Multi-cloud” (FOMC), publicado por la compañía de estudios de mercado Foresight Factory y patrocinado por F5, las tecnologías disruptivas, los nuevos imperativos estratégicos y las prácticas de gobernanza en constante cambio están revolucionando los paradigmas en los que se mueven empresas y consumidores.

La demanda de servicios crece a un ritmo exponencial. Solo los usuarios de Netflix consumieron cada semana de 2017 más de mil millones de horas de contenidos. Cada día se visualizan cerca de cinco mil millones de videos en YouTube y el 80% de las personas de entre 18 y 49 años acceden cada mes a contenido alojado en esa plataforma. Para hacer frente a esta realidad, según se indica en el citado informe, las empresas no tendrán más remedio que acudir a una estrategia de múltiples nubes.

Un futuro vertiginoso

 La rápida innovación tecnológica y la gran capacidad económica de los proveedores de tecnología de hiperescala muestran que el cambio podría ser el único factor constante en los entornos multi-cloud, y que ese cambio se está acelerando cada vez más tanto en los segmentos del software como del hardware. Por ejemplo, el informe State of the Cloud de RightScale señala al machine learning como el servicio de nube pública más popular y que mayor interés despierta de cara al futuro. No en vano, un 23% de los encuestados planea usarlo y otro 23% ya está experimentando con esa tecnología en la actualidad.

Otros desarrollos clave incluyen a las nuevas arquitecturas sin servidor, que permiten a las empresas reducir el time-to-market y simplificar los procesos, además de mantener la independencia con respecto a los proveedores y alcanzar los beneficios de la nube múltiple de forma más sencilla. Al mismo tiempo, el desarrollo de nuevas características tanto de software como de hardware viene a potenciar una carrera de innovación  sin precedentes entorno a la nube. David Linthicum, director de Estrategia Cloud en Deloitte Consulting dice que Amazon ya está agregando diez servidores a la nube casi todas las semanas, y que esa tendencia, de la que también participa Azure, va a continuar en un periodo que se extenderá durante los próximos cinco a diez años.

La necesidad de más hardware para poder satisfacer las actuales demandas de consumidores y empresas también es evidente en campos como Internet of Things (IoT) y el Edge Computing. Para 2019, IDC predice que el 45% de los datos generados por prácticas de IoT se almacenarán, procesarán, analizarán y ejecutarán cerca o en el borde de la red. De esta forma, aunque los principales proveedores cloud estén dominando la conversación sobre innovación, no hay que olvidar que también hay mucha acción en los bordes de la red, cada vez más borrosos.

En este sentido, Roy Illsley, consultor de Ovum. Dice que las telco van a proporcionar cada vez más nubes locales, destinadas a ofrecer servicios especializados en áreas específicas, ya que en ocasiones una nube local puede ser mucho más importante para el negocio que una genérica.

Según el informe State of Enterprise Multi-Cloud de Cloudify/IOD, las Redes Definidas por Software y la Virtualización de Funciones de Red (SDN/NFV) son las tecnologías emergentes más relevantes para las industrias Telco, Defensa y Espacio. Los contenedores, por su parte, son mucho más importantes para los sectores de Software, Redes y Servicios de TI.

Los proveedores de servicios en la nube (CSP) que sean capaces de integrar nuevas tecnologías para sectores verticales específicos representarán un papel cada vez más valioso. Como ejemplo de empresa especializada que se integrar de forma constructiva en múltiples nubes aparece Navantis, un proveedor canadiense que utiliza las herramientas de Microsoft para ayudar a las empresas a modernizar e integrar sus aplicaciones de acuerdo a la regulación de su país.

Eric Marks, vicepresidente de Cloud Consulting en CloudSpectator aconseja trabajar, al menos, con dos proveedores de hiperescala y un proveedor especializado. De esta forma, es posible tener competencias en ambos niveles y lograr ahorrar costes. Trabajar con múltiples proveedores de servicios en la nube significa que las empresas pueden migrar rápidamente las cargas de trabajo en función de sus necesidades en cualquier momento. También, al no depender de un único proveedor, se optimiza la flexibilidad de la empresa. En este sentido, el 47% de los profesionales que participaron en una encuesta llevada a cabo por LogicMonitor, tienen claro que la dependencia de un único proveedor es uno de los mayores desafíos para las organizaciones que trabajan en la actualidad en la nube pública.

La innovación en el futuro

Inevitablemente, las cargas de trabajo cambiarán en el futuro, debido a la influencia de factores como la necesidad de procesar los datos generados a partir de IoT y otras tecnologías incipientes. Sin embargo, la abstracción de las diversas capas y la adaptación constante a los nuevos servicios tienen un impacto en la flexibilidad y el coste. La flexibilidad buscada por las organizaciones puede resultar complicada cuando las herramientas que administran diferentes servicios en la nube y contenedores son difíciles de encontrar. Además, mantener múltiples proveedores de servicios en la nube también puede ser costoso, dependiendo del tamaño de cada carga de trabajo.

Los tableros de mando que pueden monitorizar múltiples servicios en la nube y que son capaces de proporcionar al mismo tiempo información granular serán la herramienta más común para los profesionales de TI en los próximos cinco años. Los tableros de gestión más sencillos ya están disponibles, pero la incorporación de nueva tecnología en este punto será vital. Mirando hacia el futuro, la abstracción que se puede alcanzar a lo largo de toda la pila, integrando servicios en la nube, contenedores y funciones sin servidor se convertirá en un estándar.

Ninguna opción de nube única será capaz de satisfacer todas las demandas de infraestructura. La era de la migración a la nube se está acelerando rápidamente, y el futuro del mundo multi-cloud abrirá un espectro más amplio de oportunidades para las empresas, que incluyen agilidad optimizada, mayor escalabilidad, mejores costes operativos, así como un enfoque más claro en la expansión de los negocios. Con una seguridad avanzada, combinada con soluciones de automatización, las organizaciones podrán mejorar dramáticamente su capacidad para organizar el uso de la nube y la administración de sus operaciones de forma más eficaz.

Históricamente, el coste ha sido el principal diferenciador al elegir un proveedor cloud. Eso está cambiando. En la actualidad, se trata más de entender lo que la nube puede lograr. Ahora es el momento de tomar las riendas del futuro.

 

Autor
Saber más 
Saber más