Fitbit Charge 3 avanza para mejorar la salud de los usuarios

InnovaciónWearables

Llega la nueva pulsera de actividad de Fitbit que, más allá de los avances en acabado y prestaciones, incorpora novedades como la resistencia al agua o el modo natación para registrar los largos y el ritmo alcanzado.

Fitbit ha presentado hoy en sociedad su nueva pulsera de actividad, Fitbit Charge 3. Llega con interesantes mejoras en cuanto acabado y diseño, pero lo más importante está en su interior y en la información que puede proporcionar a los usuarios una vez monitorizadas sus constantes vitales y otros parámetros relacionados con la salud y el bienestar.

El fabricante, que hace once años fue el principal precursor del segmento de dispositivos tras la denominación ‘wearables’, sigue enfocándose en la salud de los usuarios. Pero lo hace basada en los datos que recopila de ellos, cada vez más y siempre de forma anónima, tal y como asegura.

Hay que tener en cuenta que estas pulseras de actividad generan información diaria de ellos, incluyendo los datos generados por los sensores que miden cada segundo la frecuencia cardíaca. Durante el descanso lo hacen cada cinco segundos y son capaces de monitorizar las distintas fases (cuatro) del sueño. Esto significa que cada día que pasa los algoritmos desarrollados por Fitbit saben más de los usuarios hasta ser capaces de predecir o adelantarse a algún problema cardíaco o apnea del sueño que vayan a sufrir.

De forma individual, estos datos podrían no tener mucho valor, pero estamos hablando de la monitorización de las constantes de 125 millones de usuarios a nivel mundial, es decir, Big Data. Es información que, procesada correctamente, puede ayudar visiblemente a mejorar la salud de aquellos que llevan puesta en la muñeca una de estas pulseras de actividad.

De hecho, al fabricante no lo importa admitir que ese es uno de sus mayores activos, el dato. “La gente no sabe mucho sobre la actividad de su corazón, pero Fitbit Charge 3 está monitorizándola a cada segundo que pasa. Cuantos más días pasen, más fieles serán los datos que proporcione al usuario. Hasta tal punto de detectar con antelación cualquier anomalía avisando automáticamente de ello”, señalan los responsables.

La serie de pulseras de actividad Charge es una de las más populares. Ya ha vendido 35 millones de las versiones anteriores, incluso superando en ventas a los smartwatches. Los usuarios, prefieren diseños más finos y contar con funcionalidades más fáciles de usar y que les aporten una experiencia optimizada. En términos generales, las pulseras de actividad serán las que mantengan un crecimiento constante de las ventas de wearables durante los próximos años, según pronostica la analista IDC.

El interior del Fitbit Charge 3 cuenta con los sensores más avanzados del fabricante (diseñados principalmente en Estados Unidos por un equipo que supera los 1.500 ingenieros), que trabajan junto con el software y los algoritmos también desarrollados en sus instalaciones. Es el caso de la tecnología PurePulse, capaz de monitorizar el ritmo cardíaco las 24 horas del día, los 7 días de la semana, tal y como adelantábamos anteriormente.

Como en anteriores versiones, Fitbit Charge 3 viene rodeado de diversos colores y accesorios

A las funcionalidades referentes al ritmo cardíaco y las distintas fases del sueño hay que añadir otra no menos importante: gracias al sensor SPO2, será capaz de medir y mostrar los niveles de oxígeno en sangre. Por el momento, se trata de una característica a la espera de la aprobación de los organismos competentes, pero no tardará mucho en activarse como un parámetro más para mejorar la salud y el bienestar de los usuarios.

15 modos de ejercicio basado en objetivos, ayuda a mantener la motivación o monitorización de la salud femenina son otras funciones disponibles en la pulsera Fitbit Charge 3. Y, por primera vez en sus productos, se ha incluido  monitorización para nadadores, una capacidad muy solicitada por aquellos que practican este deporte. El nuevo modelo es resistente al agua (hasta 50 metros). Es capaz de controlar el tiempo en la piscina, así como los largos que se están haciendo y el ritmo alcanzado en cada uno de ellos, por ejemplo.

Fitbit Charge 3 está disponible por 149,95€. Existen diversos modelos y accesorios que oscilan entre los 29,95€ y los 69,95€.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor