Google se despide de las cookies de terceros y afirma que no las reemplazará por otra tecnología similar

Al menos para terceros, Google ha anunciado que va a dejar de ofrecer la posibilidad de contratar inserciones publicitarias que tomen como base el historial de navegación de los usuarios de Internet. Algo que suena tremendamente radical puesto que durante lustros ha sido la base de la publicidad online.

Las denominadas cookies (palabra que en inglés, literalmente, significa galleta) son pequeños archivos que generan los dispositivos al acceder a una página web, informando de preferencias o aportando datos que pueden ir desde el navegador empleado, las preferencias de acceso, las páginas previamente visitadas o la ubicación aproximada del internauta.

En base a esos datos puede incluso identificarse con cierta precisión a los individuos, y todos esos datos, adecuadamente mezclados y cruzados, sirven de base para mostrar publicidad que encaja con las preferencias e intereses del internauta y que se cotizan mucho en plataformas como Google Ads, la generar perfiles muy acertados para mejorar la efectividad de las campañas publicitarias de los anunciantes. Sin olvidar que esos datos pueden servir para identificarle.

Esta última posibilidad lleva años siendo objeto de discusión legal, hasta llegar en el caso de la Unión Europea a estar específicamente regulada en textos como el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos).

Se acabaron las galletas

Ya en 2020 Google anunció que su navegador Chrome dejaría de utilizar cookies de terceros, algo que emula la decisión que anteriormente ya había llegado a otros navegadores rivales como Safari o Firefox. Desde Google se afirma además que las cookies no desaparecen para ser sustituidas por otra tecnología similar de seguimiento individualizado de los internautas, apostando por respaldar el derecho a la privacidad de los usuarios.

A cambio desde Mountain View se está trabajando en otro tipo de técnicas que permitan aproximarse a grupos de interés sin individualizar e identificar a sus componentes, a fin de mostrarles publicidad relevante sin amenazar la privacidad. Se trata de identificar comunidades con intereses afines, no individuos. Afirman haber obtenido un 95 % de efectividad y que el coste será ligeramente mayor para los anunciantes, pero a cambio hay un total respeto a la privacidad de los internautas.

Antonio Rentero

Recent Posts

El sector de servicios TIC en España resiste frente a la difícil situación de la economía

Aumenta un 18 % interanual la facturación de las empresas de servicios TIC a pesar…

15 horas ago

La ola de calor, nueva amenaza de cierre para las fábricas en China

El Gobierno de China decreta el cierre hasta el 20 de agosto de todas las…

16 horas ago

Crece un 24 % el comercio electrónico en España

El gasto medio mensual en comercio electrónico es de 61 euros, con la electrónica como…

16 horas ago

El coste de los ciberataques se duplica y ya cuesta de media 105.000 euros a las empresas españolas

Pasa en un año de 54.388 euros a 105.655 euros el promedio del coste de…

17 horas ago

ColorOS 13 llegará a 35 modelos de teléfono a lo largo del año

El nuevo sistema operativo de OPPO está basado en Android 13 y ya está disponible…

18 horas ago

Google Workspace Individual desembarca en España

Su objetivo es ayudar a los dueños de pequeñas empresas a incrementar su productividad.

20 horas ago