Open RAN: una apuesta por la inteoperabilidad y la virtualización

El término Open RAN está adquiriendo protagonismo en las informaciones en torno al desarrollo de la telefonía móvil y el despliegue 5G. Cuando hablamos de Open RAN, nos estamos refiriendo a la apertura de las redes de acceso por radio (RAN, por sus siglas en inglés), evolucionando hacia un modelo de inteoperabilidad en el sector de las telecomunicaciones.

Iván Rejón, director de Estrategia, Marketing y Relaciones Institucionales de Ericsson España, explica que, hasta que la Open RAN entró en juego, “las RAN estaban limitadas, de manera que las empresas sólo podían tratar con una sola compañía para desplegar la red inalámbrica con licencia, bloqueando al resto de proveedores y limitando la flexibilidad en el diseño de la red”.

Así pues, Open RAN surgió con el objetivo de solucionar este problema y mejorar la interoperabilidad. “Nació como respuesta a la necesidad de reducir costes, acelerar el desarrollo, minimizar las dependencias de los proveedores y evolucionar hacia las redes definidas por software y la virtualización de la red”, afirma Timo Jokiaho, chief technologist Telecom, Media & Entertainment EMEA de Red Hat.

¿En qué consiste Open RAN?

“Open RAN es un término usado para referirse a una serie de especificaciones, de desarrollos, de esfuerzos de validación y de interoperabilidad. Es también un concepto de la evolución de las redes de comunicaciones y, sobre todo, de la RAN. Consiste en una arquitectura de red abierta, desagregada, en la que se intenta disociar el hardware del software, basada en estándares y que promueve el uso de software open source. Se trata de extender a la RAN la evolución que vemos en la red troncal y en los centros de proceso de datos, un hardware tan estándar como sea posible, con múltiples suministradores intercambiables, soportando capas de software que corre sobre una capa virtualizada”, detalla Federico Ruiz, responsable del Observatorio Nacional 5G.

Jokiaho explica que “esta evolución de la RAN abarca tanto la desagregación de las estaciones base de la red móvil en entidades desagregadas y más estandarizadas, como la introducción de la tecnología cloud para permitir el despliegue y el escalado automatizados y para optimizar la ubicación de las cargas de trabajo”. Además, recalca que “estos estándares soportan la virtualización de la RAN, así como los despliegues basados en contenedores y los nativos de la nube”.

Asimismo, Orange España indica que la Open RAN ofrece la “posibilidad de introducir más inteligencia artificial y automatización”. Rejón especifica que esto se concreta en “gestión y orquestación abierta, interfaces de automatización RAN, uso de funciones externas de inteligencia artificial y aprendizaje automático”.

Alianza O-RAN

Con el fin de impulsar este modelo, algunos operadores y empresas del sector tecnológico pusieron en marcha la O-RAN Alliance en 2018. “Fue creada a iniciativa de los operadores para pasar de una fase de concepto a soluciones desplegables en las redes”, se apunta desde Orange España.

Orange fue uno de los miembros fundadores, junto con AT&T, China Mobile, Deutsche Telekom y NTT DOCOMO. Después se han ido sumando otras muchas compañías. “Ha crecido hasta ser una comunidad de operadores, proveedores de tecnología y centros de I+D”, anota el responsable de Observatorio Nacional 5G.

“Su existencia facilita un foro de participación en la industria que evita fragmentación en las especificaciones, algo que se evitó tradicionalmente con el 3GPP y que había que mantener. La O-RAN Alliance construye por encima de la radio tradicional y es totalmente compatible y conforme con ella”, puntualiza Francisco Martín, director de Open RAN de Vodafone.

Hay que señalar que este operador lidera el Telecom Infra Project (TIP), que confluye con O-RAN. “El propósito de TIP es promover el desarrollo de equipos y la creación de un ecosistema que pueda hacer realidad arquitecturas como las propuestas por O-RAN. Ambas organizaciones, O-RAN y TIP, se aliaron o enlazaron a principios de 2020”, reseña Ruiz.

Flexibilidad, eficiencia y automatización

Como hemos visto, la interoperabilidad es la principal característica de la Open RAN, lo que se traduce en múltiples beneficios. “Permite la interoperabilidad entre diferentes suministradores, lo que facilita la selección de los suministradores que mejor se adapten a cada necesidad. Es algo parecido a lo que ocurrió en la industria de los ordenadores personales al aparecer los PC tal y como los conocemos hoy. La principal idea es hacer redes modulares, tipo ‘Lego’, compuestas por piezas de distintos suministradores y de distintos tipos tamaños o formas, en vez de comprar la solución completa a un único suministrador, como venía haciéndose. Esto permite aumentar el número de opciones en el ecosistema y una mayor facilidad de la adopción de innovación, lo que acaba beneficiando a nuestros clientes, al tener redes con mejor rendimiento y más económicas en coste”, comenta el director de Open RAN de Vodafone.

Igualmente, Orange España manifiesta que “Open RAN permitirá a los operadores una mayor flexibilidad en el despliegue y la gestión de su red para ser más rápidos en adaptarse a los usos de los clientes y la explosión del tráfico”. De esto modo, la compañía considera que “permitirá a los operadores ofrecer una mejor calidad a los clientes y una mejor respuesta a las nuevas necesidades”.

Además, Telefónica precisa que la tecnología Open RAN “implica aumento en la flexibilidad, sustituyendo componentes hardware y software, reutilizando infraestructura IT e introduciendo nuevas funcionalidades; eficiencia en coste, al poder seleccionar los componentes y controlar su coste; incorporación de principios de cloud, mejorando en automatización y orientación a experiencia de cliente; y capacidad de innovación, por la posible participación de proveedores de nicho muy especializados en determinados elementos o funcionalidades y la posibilidad de diferenciación mediante servicios avanzados de computación en el borde”.

Por ejemplo, Rejón afirma que “basar esta tecnología más en el software que en el hardware implicaría que no haría falta reemplazar o intercambiar infraestructuras fijas, sino actualizar los programas informáticos, lo que supondría un ahorro de los costes en las redes de acceso por radio”.

Además, recalca que “la RAN abierta no requiere que el software sea de código abierto”. “Al estandarizar y desarrollar interfaces abiertas, podemos garantizar la interoperabilidad entre diferentes actores y reducir potencialmente la barrera de entrada para los nuevos innovadores.  Esto no significa que las propias soluciones de los proveedores deban ser de ‘código abierto’.  Es probable que haya implementaciones combinadas, aprovechando las interfaces abiertas con código propietario especializado, mientras que otros aspectos pueden ser de ‘fuente abierta’.  La clave para crear un mercado vibrante no es cómo se hace la implementación, sino la estandarización de las interfaces que permitan que surjan y compitan una variedad de modelos diferentes”, añade.

Por otra parte, Telefónica remarca que “la tecnología Open RAN está preparada para dar cobertura tanto en zonas rurales de difícil acceso o con muy poca densidad de población como en zonas urbanas con alta densidad de tráfico”.

Frenos para su desarrollo

Este modelo tiene muchas ventajas, pero también se encuentra con algunas barreras que dificultan su desarrollo. “Todavía queda mucho por hacer y hay que realizar exhaustivas pruebas de interoperabilidad. Estas pruebas abarcan a todo el sector, lo que significa que hay que probar los componentes de varios proveedores y verificar que cumplen las normas pertinentes. Sólo con unas pruebas de interoperabilidad rigurosas podrá la industria lograr una verdadera integración e interoperabilidad entre varios proveedores”, expone el responsable de Red Hat.

El director de Open RAN de Vodafone admite que “tener más empresas aportando producto a una solución final redunda en una mayor complejidad para gestionar la interoperabilidad y desarrollo de soluciones finales”. No obstante, considera que “es posible realizar cambios en los procesos que permitirán que la gestión sea mejor y más económica”.

Al hilo de ello, Jokiaho afirma que “el mayor reto es cambiar los procesos y las operaciones empresariales, la forma en que los operadores colaboran con los partners y el modo en que el ecosistema de la industria trabaja conjuntamente”.

Rejón anota que también preocupa “el objetivo de los operadores de avanzar hacia un grado mucho mayor de actualización continua, para coordinar las versiones, actualizaciones y paquetes de corrección de diferentes fuentes y para alinear las hojas de ruta”, ya que “esto puede añadir complejidad y coste al funcionamiento de la red”.

En cualquier caso, Martín opina que “la integración será colaborativa y menos costosa”, puesto que “habrá grandes factorías de integración que ahorrarán costes logísticos actuales”, a la par que “la automatización de las operaciones, gracias al uso de soluciones estándar ‘off the shelf’ será mucho mayor”.

Ruiz también señala algunos condicionantes técnicos. “Open RAN es difícil de llevar a la práctica en una red de radio. Hay que definir categorías de hardware e interfaces realmente interoperables que sean capaces de cumplir con los requisitos de caudal, latencia y fiabilidad. Existe el peligro de que no hagamos más que trasladar al integrador la responsabilidad y el coste que en las arquitecturas existentes reside en los suministradores tradicionales de tecnología. Las redes virtualizadas que conocemos son posibles porque hay una arquitectura estandarizada a nivel de chipset que hace posible la interoperabilidad. Está por ver quién será el ‘Intel’ que hace posible la visión Open RAN”, explica.

Asimismo, el experto de Red Hat incide en que “cuando hay que desplegar cientos o miles —e incluso cientos de miles— de RAN edges, se necesitan muy buenas herramientas de gestión y automatización para realizar este despliegue a gran escala de RAN”. “La automatización es un tema complejo, pero ahora se entiende bastante bien en la industria. Esto requiere la colaboración entre los proveedores de plataformas con los proveedores de aplicaciones para diseñar sus aplicaciones en contenedores con el fin de apoyar la automatización que luego se pueda aplicar en toda la red de extremo a extremo de una manera consistente”, aclara.

Además, recalca que “otro reto es la gestión de los sistemas heredados”. “El equipo de redes y el de TI pueden tener que transformar su forma de trabajar para entenderse mejor. Romper los silos para mejorar la colaboración entre los equipos de red y de TI puede desbloquear la innovación y la eficiencia. Algunos CSP optarán por utilizar un enfoque DevOps o AppOps para ello”, especifica Jokiaho.

Otro inconveniente que se suele citar es la seguridad. “Desde el punto de vista de la ciberseguridad, los estándares abiertos pueden ser favorables a nivel de subsistema. Pero la vulnerabilidad de un sistema con múltiples proveedores es compleja de establecer y asegurar. Las situaciones de conflicto o de rivalidad tecnológica que estamos atravesando pueden frenar el desarrollo y crear inseguridad en la comunidad. Aunque pueda parecer paradójico, no es sencillo para una comunidad tan amplia el obtener la financiación privada necesaria para llevar a cabo el proyecto, de ahí el llamamiento dirigido en favor de una financiación pública europea”, apunta el responsable del Observatorio Nacional 5G.

No obstante, el argumento de la seguridad es rebatido por el representante de Red Hat. “O-RAN Alliance se está centrando en la seguridad y en la creación de un enfoque de seguridad. Cuando la RAN está desagregada en entidades más pequeñas, las vulnerabilidades de seguridad pueden ser más fáciles de mitigar, ya que las correcciones de seguridad pueden aplicarse a entidades más pequeñas más rápidamente que si hay que arreglar un despliegue más grande a la vez. La seguridad se tiene en cuenta entre las entidades desagregadas a nivel de protocolo, lo que constituye una mejora en sí misma. Además, las plataformas en la nube ya están reforzadas en materia de seguridad y las principales, como Red Hat OpenShift, utilizan SELinux como anfitrión, lo que es crucial para aumentar la seguridad”, aclara.

Open RAN y 5G

Orange indica que “Open RAN es la próxima gran evolución de la radio después del despliegue del 5G”. “Permitirá mejorar su rendimiento tanto a nivel técnico como a nivel económico. Y facilitará la adopción de soluciones como la compartición de redes y el uso de redes híbridas privadas/públicas”, señala la compañía.

En particular, hay muchas expectativas en cuanto a las posibilidades que ofrece este modelo en la puesta en marcha de redes 5G privadas. “Hay una creciente demanda de redes 5G privadas por parte de las empresas y las industrias que tienen necesidades de digitalización. Esto supone una enorme oportunidad de mercado para los proveedores de servicios y muchos ven Open RAN como un vehículo para ofrecer una mejor integración con los servicios de edge computing y ofrecer una mayor capacidad de configuración de los sistemas, para satisfacer mejor los requisitos específicos de la empresa”, anota Jokiaho.

Asimismo, el responsable de Vodafone señala que “habrá nuevos servicios y aplicaciones que se ejecutan directamente en la radio, algo que permitirá desarrollar soluciones específicas en verticales concretos de distintas industrias y que será aprovechado para redes privadas, ayudando a su rápida expansión”.

Sin embargo, el responsable del Observatorio Nacional 5G advierte que “no existe una relación clara y directa entre Open RAN y el ritmo de despliegue, evolución y adopción de 5G en redes públicas o privadas”. “Para llegar a influir de manera decisiva en la adopción de redes 5G privadas, Open RAN debería suponer un ahorro realmente drástico de costes y un aumento de la facilidad de integración, objetivos muy difíciles de alcanzar en un plazo relativamente corto”, explica

Por el momento, este modelo está en fase de pruebas y todavía habrá que esperar algún tiempo para que llegue al mercado. “Basándonos en las proyecciones y la información actual del mercado, creemos que Open RAN no será comercialmente competitiva en términos de rendimiento hasta 2023, como muy pronto”, afirma el responsable de Ericsson.

Por su parte, Telefónica espera que los despliegues de Open RAN sean entre el 30% y 50% del crecimiento de la RAN 4G y 5G en sus principales mercados —Alemania, Brasil, España y Reino Unido— en 2025.

David Ramos

Soy periodista freelance especializado en información económica, gestión empresarial y tecnología. Yo no elegí esta especialidad. Fue ella la que me escogió a mí.

Recent Posts

Lenovo presenta sus gafas ThinkReality VRX para el metaverso empresarial

Con plataforma Snapdragon XR y cuatro cámaras en la parte delantera, funciona con contenido de…

12 mins ago

IDnow permitirá verificar la identidad a usuarios de Adobe Acrobat Sign

Ofrrece los servicios de IDnow AutoIdent y VideoIdent para Adobe Acrobat Sign Digital Identity Gateway.

38 mins ago

El Centro de Excelencia Cloud de DXC Technology en Zaragoza acogerá a 1.500 empleados

La compañía de servicios tecnológicos prevé incrementar su plantilla en un 50 % durante los…

1 hora ago

Del SMS al CPaaS, el camino -natural- elegido por Infobip

La compañía de origen croata prosigue su expansión internacional con una apuesta clara por la…

1 hora ago

Ibermática, miembro Gold de la Red Nacional de SOC del CCN

Dispondrá de acceso en tiempo real a información sobre amenazas para mejorar la seguridad del…

2 horas ago

España tiene 10 millones más de líneas telefónicas móviles que habitantes

Las líneas móviles rozan los 57 millones, mientras que en España viven 47,4 millones de…

2 horas ago