4 retos que los coches futuristas pueden afrontar con la simulación

Innovación

La creación de vehículos que se conducen solos o la búsqueda de la eficiencia son, según Ansys, la primera parte de esos retos.

Los coches a día de hoy tienen poco que ver con los modelos que surgieron a lo largo de los dos siglos pasados. El paso del tiempo y la evolución de la tecnología han permitido ir avanzando en materia de automoción hasta crear automóviles que sirven para más cosas que desplazarse de un lugar a otro.

Hoy un coche es también un lugar para el entretenimiento y un aparato que se puede controlar con el teléfono móvil, entre otras cosas.

En este sentido, los fabricantes se enfrentan a desafíos nuevos de fabricación que les permitan crear máquinas más completas y acordes con el estilo de vida de los usuarios modernos. Unos desafíos que la compañía Ansys divide en cuatro apartados y propone abordar mediante la tecnología de simulación de ingeniería.

De primeras, Ansys habla de la “eco-eficiencia” y el cumplimiento de las normativas gubernamentales. En segundo lugar apunta al desarrollo del “coche autónomo”, que se mueve solo, sin la intervención de un conductor humano. Después se encuentra la cuestión del Internet de las Cosas o la “electrónica de las cosas” con la introducción de diferentes componentes inteligentes.

Y por último, hay que tener en cuenta la interrelación de factores en la producción y el rendimiento final, así como el potencial que traen consigo las denominadas “pruebas in-silico”.

Con las simulaciones por ordenador sería posible, dicen los expertos, realizar predicciones, aplicar pruebas y favorecer la colaboración entre equipos de profesionales aunque cada uno de ellos se encuentre ubicado en un lugar diferente.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor