6 trucos para mejorar la señal inalámbrica

MovilidadRedes inalámbricas

TP-Link ofrece una serie de consejos sencillos y prácticos a aquellos usuarios que sienten que algo interfiere en el camino de su red inalámbrica, degradando la señal y entorpeciendo el acceso de sus dispositivos a Internet.

Es habitual encontrar zonas de la casa en las que la cobertura inalámbrica sea escasa. La señal puede verse obstaculizada por las paredes e incluso por otros dispositivos móviles. Tanto unos como otros pueden influir en el alcance y la estabilidad de la conexión de Internet.

No obstante, desde TP-Link recuerdan que muchos de estos problemas pueden evitarse con unos sencillos trucos. Estos son los seis pequeños consejos que según esta compañía pueden mejorar la señal de la red inalámbrica.

1. Evitar los obstáculos. Las paredes y los techos son obstáculos naturales para las ondas. Así, no es lógico situar el router inalámbrico en un sótano o en una habitación en medio de la casa. Para evitar cualquier obstáculo que degrade la señal, la ubicación ideal es cerca de las puertas.

27_TP-Link22. Evitar fuentes de interferencias. Los teléfonos inalámbricos, los microondas e incluso las lavadoras pueden interferir con el router al transmitir ondas de radio en la misma banda de frecuencia, la de 2,4 GHz. Para evitar estas interferencias, se pueden usar routers que operen en la banda de 5 GHz.

3. Alineación adecuada de las antenas. Los routers que cuentan con tres antenas externas brindan una mejor señal, pero es importante que su alineación sea óptima. Así, lo más recomendable es que la primera antena esté completamente vertical; la segunda, hacia adelante en posición horizontal; y la tercera, hacia un lado en posición horizontal. Es decir, que todas estén orientadas en distinta dirección.

4. Tener en cuenta la altura. Para que las ondas se transmitan sin interferencias, es mejor colocar el router en un lugar elevado, como estanterías o armarios. Eso sí, hay que evitar que estén cerca de objetos de metal como cajones o radiadores.

5. WiFi para el exterior. Para garantizar el funcionamiento de la red inalámbrica en la terraza o en el jardín, el router debe estar en una ventana cercana. No obstante, para evitar que los vecinos también disfruten de ella, hay que protegerla mediante una contraseña.

6. Utiliza repetidores. Los repetidores inalámbricos son recomendable en casas unifamiliares con varias alturas. Reciben la señal wireless y la extienden a otras áreas de la casa en las que antes no había cobertura. Y no es un proceso complicado, bastará con pulsar el botón WPS para que el router se conecte al repetidor.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor