¿Japón bien vale una misa?

Empresas

La presidencia checa de la Unión Europea recibe hoy al primer ministro de Japón, un país clave en el comercio de electrónica europeo.

La presidencia checa de la Unión Europea recibe esta mañana en Praga a la delegación japonesa encabezada por el primer ministro japonés, Taro Aso, en el marco de la cumbre “La Unión Europea – Japón” en el que se abordarán diversos asuntos clave en las relaciones europeo-niponas.
El presidente checo, Vaclav Klaus, y el presidente de la Comisión, José Durao Barroso, acompañados por el secretario general del Consejo, Javier Solana, participarán en una sesión plenaria a lo largo de la mañana.
Taro Aso llega a Praga en un momento clave: la crisis económica golpea fuertemente a Japón, que ha anunciado varios planes de rescate para las empresas afectadas. El último dotará de 6 billones de yenes a las entidades que más estén acusando la crisis.
Entre las afectadas se encuentran, posiblemente, algunas de las firmas tecnológicas que convierten al país en uno de los estados más importantes dentro del comercio de nuevas tecnologías y que hacen que el comercio entre la UE y el estado del Sol naciente esté claramente decantado hacia el universo TIC.
Los principales productos que los europeos importan de Japón son, según las estadísticas específicas publicadas por el Eurostat con motivo de la cumbre, impresoras y cámaras digitales. Aunque las cifras se han corregido en los últimos años, Europa importa del país asiático más de lo que exporta.
Productos importados
La UE de los 27 exporta cada vez productos por menos valor a Japón: si en 2000 lo enviado valía 45.000 millones de euros ahora sólo consigue llegar (datos de 2008) a los 42.000. La corrección, según Eurostat, también se aplica a la inversa, con un paso de 92.000 millones de euros de importaciones en 2000 a 75.000 en 2008.
La balanza comercial sigue en contra de Europa, por lo que los acuerdos en este sentido con el país nipón se convierten en algo clave; especialmente, por otro lado, para España: el país es uno de los que encabeza el ranking de saldo negativo en la balanza, con 2.400 millones de euros a favor de Japón.
Japón es, además, el sexto socio comercial por importancia de Europa, según el instituto estadístico comunitario. 
Por productos, los manufacturados son los que dejan a Europa con saldo negativo en el comercio común. Las máquinas y vehículos, espacio en el que se incluyen los ordenadores, son los presentan el mayor negativo para las cuentas europeas: La UE 27 importa 38.967 millones de euros más de los que exporta.
Curiosamente, y a pesar de que Europa trae sus equipos informáticos del país, las cuentas cambian de tercio en el caso de los servicios. La Unión tiene excedente en este segmento con más de 5.700 millones de saldo positivo gracias a los servicios financieros, con 2.900 millones de euros; a los viajes, con 1.300 millones de euros; y a los servicios informáticos y de información, con 900 millones de euros, como destaca el Eurostat basándose en cifras de 2007.
Por un lado o por otro de la balanza, puede que Japón, como París, bien valga una misa.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor