“Admiro a quienes hacen de la innovación disruptiva un asunto estratégico”

Empresas

El último valiente en responder nuestro cuestionario Proust sobre tecnología es Sebastián Muriel, vicepresidente de Desarrollo Corporativo de la red social española Tuenti.

-¿Qué modelo de teléfono utilizas?

El que más utilizo ahora es un iPhone 4. Pero hace nada he activado mi BlackBerry con Tu, nuestro operador móvil virtual y también tengo mi número particular con un Android de Motorola. En general me gustan tanto los gadgets que me cuesta trabajo resistirme. El dispositivo en realidad ya no es relevante para acceder a los servicios y aplicaciones porque todo está en la red, ¡y puedo empezar una conversación en un sitio y acabarla en otro!

-¿Ordenador o tablet?

Utilizo más la tableta. Llevo un iPad conmigo a todos lados. Dado que viajo mucho, es mucho más cómodo que un ordenador, pues ocupa mucho menos espacio, no pesa casi nada y, por el tipo de uso que hago yo, puedo trabajar perfectamente con ella.

-¿De qué dispositivo no te desprenderías nunca?

De cualquiera que me permita escuchar música. En cuanto puedo me pongo a ello, me encanta.

-¿Mejor invento TIC de la historia?

El Internet social. Ha supuesto una auténtica revolución. Nada volverá a ser igual.

-¿Qué redes sociales usas?

Obviamente la que más utilizo y mi preferida es Tuenti, que es en donde tengo la conversación privada con mis amigos más cercanos, pero tengo cuentas en prácticamente todas. Las utilizo en función de su carácter más abierto o más cerrado. Por ejemplo, utilizo mucho Twitter también para compartir cosas que me parecen interesantes con todo tipo de personas que no necesariamente tengo que conocer. Son dos usos diferentes, y complementarios.

-¿A quién admiras en el mundo TIC, y por qué?

Admiro a muchas personas. Hay muchos emprendedores y creadores que han aportado avances significativos. Admiro especialmente a los que han contribuido a aportar innovaciones al alcance de todos y a aquellos que hacen de la innovación disruptiva un asunto estratégico.

-¿Cuál fue tu primer empleo?

Pues empecé como becario en Hewlett-Packard. Lo recuerdo como una etapa muy bonita de mi vida en la que aprendí muchísimo.

-¿En qué empresa te gustaría trabajar (que no sea la tuya)?

En Tuenti me siento realizado con lo que hago, no me imagino ahora mismo en otro sitio. Le dedico mucho tiempo al trabajo, y si no disfrutas con lo que haces y lo haces con la máxima intensidad, es preferible dedicarse a otra cosa. Es algo que intento practicar en todos los aspectos de mi vida.

-¿Cuál es el mejor consejo de negocios que has oído?

“Strategy is fine but implementation makes the difference”, me lo dijo un antiguo jefe que tuve y desde entonces lo he tenido presente a lo largo de toda mi carrera profesional. Es absolutamente cierto: lo más importante de un sueño es conseguir hacerlo realidad.

-¿Qué es lo que más valoras en un empleado?

Que tenga las ideas claras. Que sea autónomo. Que sea responsable. Que tome decisiones. Que asuma riesgos. Sólo de esa forma podemos desarrollar todos nuestro talento.

-¿Cuál es tu mayor logro? ¿Y tu mayor fracaso?

Difícil no caer en tópicos: como padre que soy, sin duda, mis hijos. Estoy muy feliz de la familia que tengo, todo lo que soy se lo debo a mi familia, y sólo trabajo para que mis peques tengan más oportunidades todavía y para que las puedan aprovechar bien.

En cuanto a fracasos… tengo una espina clavada por un concierto de Nirvana al que no fui para poder estudiar más un examen. Corría el año 92 y fue el último que dieron en España. Aún hoy me acuerdo de ello. Más allá de la anécdota sí que aprendí lo importante de priorizar y poner en contexto todos los temas. No digo que ese examen de álgebra no fuera importante, je, je.

-Si no fueses directivo de Tuenti, ¿qué te gustaría haber sido?

¡Haber sido uno de los emprendedores que lo lanzaron junto a Zaryn y Félix!

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor