Competencia francesa pone contra las cuerdas a Google Adwords

Empresas

Tras una demanda de Navx, Competencia toma medidas contra Google; la primera contra Adwords.

Las reglas del servicio de publicidad online Adwords de Google, ¿son equitativas? No, al menos según la Autoridad de la Competencia francesa que acaba poner en cuarentena al motor de búsqueda tras una decisión publicada el 30 de junio, respondiendo a una demanda de Navx.

Recordatorio de los hechos: Navx desarrolla bases de datos sobre posición de radares fijos y móviles, así como sobre precios de carburantes en las estaciones de servicio. Datos que después comercializa a los particulares (dos tercios de su facturación) y a los fabricantes de GPS (TomTom y Garmin, sobre todo). La mayor parte de sus gastos de comunicación (el 85%) va a parar a Google Adwords.

Por tanto, se puede decir que el canal publicitario de Google (dominante en el mercado de la búsqueda online con el 90% del mercado francés) constituye la espina dorsal de la actividad comercial de Navx para conseguir que los internautas hagan click en su publicidad para comprar y descargar los productos de la empresa.

Pero, en 2008, “Google decide modificar, en un sentido más restrictivo, su política de contenidos en materia de dispositivos de salto de controles en carretera”, según la Autoridad. La estrategia es completamente legal, aunque cuestionable teniendo en cuenta la posición dominante de Google y el desarrollo de servicios de geolocalización y de itinerario en carretera de Google. Y legal si se explica claramente a los clientes: aunque ése no fue el caso de Navx.

Todavía peor: la start-up francesa creada en 2005 vio como su cuenta en Adwords era suspendida en nomviembre de 2009. “No fue hasta cuatro días después de la suspensión de la cuenta que se indicó, por escrito, el 17 de noviembre de 2009, que la publicidad para sistemas de alarma y bases de datos era contraria a su política de contenidos”, apunta Competencia.

Fue demasiado para Navx, que subsistía tras la suspensión de sus anuncios desde hacía meses. La compañía vio como su actividad en el segmento del gran público se veía muy afectada, frenando brutalmente su potencial de crecimiento y “haciendo muy difícil una segunda remesa de fondos”. La empresa decidió entonces acudir a Competencia.

La Autoridad ha aceptado la denuncia. Y, hecho raro, ha añadido a esta decisión medidas conservadoras. Google ha sido obligado a reactivar en cinco días las campaña de Navx. Además, dispondrá de cuatro meses para clarificar las reglas relativas a servicios sobre posición de radares y como pueden afectar a la cancelación de una cuenta en Adwords.
Una información de Silicon News Francia

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor