DeepMind: el cerebro de Google dotado de inteligencia artificial que es imbatible en videojuegos

Empresas
0 0 2 comentarios

Se describe como un programa de aprendizaje neurobiológico inspirado en el funcionamiento del hipocampo, la red neuronal que nos permite recordar y orientarnos espacialmente. En forma de algoritmo matemático Google ha generado esta inteligencia artificial que por el momento ha logrado la puntuación más alta posible en medio centenar de títulos clásicos de Atari. Skynet está hoy un poco más cerca.

Los videojuegos clásicos pueden parecer hoy día algo arcaicos pero constituyen la base para movimientos y estrategias que, más complejas, encontramos en títulos actuales. Y al igual que en el colegio empezamos a aprender las letras de forma individual, después leemos frases simples y con los años nos enfrentamos a intrincados volúmenes de Filosofía o ingenierías, en Google han puesto a repasar los cuadernos infantiles a su incipiente inteligencia artificial a base de ponerla a jugar con 49 títulos clásicos de videojuegos Atari.

La progresión de DeepMind era más que notable al alcanzar rápidamente más del 75 % de la puntuación que alcanzaba un jugador humano en más de la mitad de lo videojuegos que probaba. Especialmente los títulos en los que interviene disparo lateral y conducción en 3D son los que mejor se le dan, lo que según los creadores de este algoritmo demostraría que una única arquitectura neuronal artificial es capaz de asimilar estrategias de éxito en distintos entornos, llegando en algunos casos a sorprender a sus supervisores al desarrollar estrategias inesperadas y brillantes.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=cjpEIotvwFY[/youtube]

DeepMind es una empresa adquirida el pasado año por Google a cambio de 450 millones de dólares, y a diferencia de DeepBlue, el ordenador que en 1996 derrotó al campeón ruso de ajedrez Gary Kasparov, no necesita de una programación previa para poder entender el reto que se le propone y ser capaz de vencer sino que partiendo de la ausencia de información y únicamente a través de la experiencia y la percepción aprende qué patrones seguir, cómo reaccionar y qué decisiones debe tomar.

Evidentemente el propósito de DeepMind no es convertirse en el campeón mundial de cualquier videojuego sino que la intención es aplicar el logaritmo que le permite obtener éxito en las tareas que se le asignan a la toma secuencial de decisiones en cualquier ámbito.

vINQulo

Nature

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor