Análisis: EDS o Compaq versión 2.0

AlmacenamientoDatos y AlmacenamientoEmpresas

La compra de la proveedora de servicios TI por parte de HP completa la parte de pastel que le faltaba a HP. Un movimiento que apunta directamente a IBM.

La semana pasada se confirmaba la oferta de compra del tercer proveedor de servicios TI de la industria a escala mundial, Electronic Data Systems (EDS), por parte del mayor fabricante de ordenadores del mundo , Hewlett-Packard (HP), en una operación valorada en 13.900 millones de dólares.
Aunque aún falta la aprobación de las autoridades antimonopolio, la unión de estas dos firmas daría como resultado la segunda entidad mundial de servicios TI, solamente por detrás de IBM. En este sentido, los ingresos de HP obtenidos con su división de servicios TI ascendieron a 16.600 millones de dólares en 2007. Combinado con la facturación de EDS en el mismo año -22.100 millones de dólares-, supone una suma anual superior a los 38.000 millones de dólares.
Por su parte, el área de consultoría y servicios TI de IBM -Global Services-, ingresó el pasado ejercicio 54.000 millones de dólares a escala global. Y según Gartner, el mercado mundial de servicios TI movió en 2007 cerca de 750.000 millones de dólares.
HP pretende crear una nueva unidad bajo el nombre ‘EDS, una compañía de HP’, que será dirigida por el actual CEO de EDS, Ron Rittenmeyer, quien reportará directamente al CEO de HP, Mark Hurd.

La transacción podría completarse en la segunda mitad del presente año, y dará como resultado una compañía con 210.000 empleados (139.00 procedentes de EDS) y operaciones en más de 80 países.
Subiendo el nivel

Como ha señalado el responsable de Tecnología y Estrategia de HP, Shane Robinson, la fusión servirá a HP para “escalar”, ya que implica adquirir una empresa de servicios TI con gran experiencia en operaciones y sectores verticales.
El fabricante ya iba buscando esa escalabilidad en el año 2000, cuando bajo la presidencia de Carly Fiorina mantuvo conversaciones para adquirir PriceWaterhouseCoopers (PwC).

Esa oferta cayó en el olvido, pero dos años después IBM se hacía con el negocio de consultoría de PwC, mientras HP tomaba un rumbo diferente y generaba una de las mayores operaciones de la industria TI al fusionarse con Compaq.

Desde entonces, la división de servicios TI de HP ha ido creciendo, aunque a menudo le ha tocado perder acuerdos multimillonarios en concursos en los que competía con IBM, Accenture o EDS. En este sentido, EDS es un líder reconocido en operaciones de outsourcing de servicios TI, con clientes tan importantes como American Airlines o Bank of America, y que de la noche a la mañana duplicarán la actividad de outsourcing de HP.

 
Reacciones

El mercado ha reaccionado en un doble sentido. Mientras las acciones de EDS subían en Bolsa al confirmarse los primeros rumores de compra, las de HP caían un 7 por ciento. Y es que los inversores se mantienen cautos ante una operación de tal envergadura que sin duda se enfrenta a un complejo proceso de integración: organizar a 210.000 empleados sin dejar de prestar servicio a los clientes.
Pero quizá el mayor problema no se limite a la gestión, sino que afecta también al ámbito de producto. Así, mientras EDS destaca por contar con una aproximación multi-vendedor, HP dispone de un importante portfolio de soluciones propias de hardware y software.
Por poner un ejemplo, EDS ha ganado recientemente el concurso para proveer a Barclays Bank de 41.700 portátiles en Reino Unido, todos de la marca Dell, competidor directo de HP en el segmento PC.
Los analistas se preguntan si HP será capaz de mantener esta independencia, ya que EDS se apoya en diversas soluciones como la suite de software de gestión de CA, también competidor de HP.

Igualmente, la firma de Mark Hurd sigue muy enfocada al consumo. Aunque ha crecido significativamente en soluciones empresariales -principalmente mediante compras como Mercury, Opsware o Peregrine-, la mitad de los 104.000 millones de dólares que facturó en 2007 proceden del segmento de consumo (impresoras y PC).

Por contra, IBM se ha centrado en el segmento empresarial de hardware, software y servicios, dejando a un lado actividades más estandarizadas como la fabricación de PC tras vender a Lenovo este negocio en 2005.
No obstante, el talante de Hurd y una situación de mercado que beneficia a los grandes de la industria podrían dejar estas preocupaciones en simples críticas. Por el momento, y aunque se esperan ajustes y despidos, HP ha situado a Rittenmeyer al frente de las operaciones, lanzando a los clientes de EDS un mensaje de continuidad.
Además, aunque la integración de ambos grupos sea complicada, HP ya cuenta con una importante experiencia previa resultado de la fusión con Compaq.
Sea como fuere, la integración de EDS aporta a HP la parte del pastel que le faltaba para convertirse en un proveedor capaz de ofrecer al mercado todo el elenco de productos y servicios TI, tanto en el ámbito profesional como en el de consumo.
Comparado con los 18.000 millones de dólares que HP ofreció en el año 2000 por PwC y con los números a los que nos tienen acostumbrados las últimas operaciones -como la oferta de Microsoft por Yahoo-, parece que EDS llega a las redes de HP en el momento preciso.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor