El caso antimonopolio por las búsquedas de Google en Europa se prolonga

Empresas

La Comisión Europea rechaza los cambios propuestos por la compañía y exige más concesiones para poner fin a una investigación que dura ya 4 años.

La larga investigación antimonopolio de la Comisión Europea (CE) sobre el negocio de las búsquedas de Google en Europa da una vuelta más de tuerca.

Los reguladores europeos quieren exigir nuevos cambios a Google en otro intento por resolver finalmente el caso sobre su dominio en el mercado de las búsquedas europeo.

Tras las quejas que se han ido sumando en verano a las modificaciones propuestas por Google en febrero, ahora se buscan más mejoras para satisfacer las peticiones de las compañías rivales.

La semana pasada, Microsoft y editores europeos pidieron al Comisario de la Competencia, Joaquín Almunia, rechazar la última propuesta de Google (la tercera en un caso que dura ya 4 años), para llevar a cabo su negocio de búsquedas legítimamente en Europa.

Entre las principales críticas, se acusa al gigante de Internet de proporcionar un espacio de búsquedas verticales de los competidores, junto a los listados propios, que sería subastado a los rivales. Sin embargo, los críticos afirman que la propuesta se limitaría a generar más ingresos para Google. Microsoft también ha denunciado que el espacio que Google asignaría a los demás es inferior al que se reservaría para sí mismo.

Almunia ha reconocido a Bloomberg que algunas de las respuestas de los rivales a las últimas propuestas de Google han sido “muy negativas” y esto ha supuesto que la CE tenga que considerar concesiones adicionales de la empresa estadounidense.

Además, los denunciantes sostienen que las propuestas no abordan adecuadamente las preocupaciones sobre los acuerdos de exclusividad de Google con los anunciantes. En concreto, Microsoft ha alegado que estas todavía permiten al gigante de Internet dirigir contractualmente a los clientes a su propia publicidad.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor