Google no apostó fuerte por Motorola para no molestar a las marcas que confiaban en Android

Empresas

Google decidió no implicarse demasiado con Motorola tras su compra, al temer que se vieran afectadas sus relaciones con otros fabricantes que emplean Android.

Tras la adquisición de Motorola por parte de Google, el gigante de Mountain View prefirió mantener un perfil bajo con la marca de smartphones, ya que consideraba que si le prestaba demasiada atención, eso podría ser negativo para el éxito de su plataforma Android.

Según han desvelado en la web The Information, Larry Page, CEO de Google, no estaba muy entusiasmada con unir a Google y Motorola, ya que temía dañar las buenas relaciones que mantenía su empresa con las marcas que confían en Android.

Los directivos de Motorola se quejaron en repetidas ocasiones de la falta de apoyo de Google a sus dispositivos móviles, una actitud que les privó de poder crear un smartphone estrella que compitiera contra el poderoso iPhone.

Desde Motorola querían dedicar más dinero a publicidad, que la marca Google tuviera mayor presencia en sus dispositivos, y poder hacer más uso de la tecnología de la compañía californiana, sobre todo de avances como la tecnología de Inteligencia Artificial.

Además, la citada web asegura que la política de Page llegó al extremo de impedir que los equipos de trabajo de Motorola y Google trabajaran juntos, ya que solo dio autorización a que se juntaran con la gente de YouTube y Google+.

Lo cierto es que la estrategia seguida por Google en el asunto prueba que el principal interés de la empresa era hacerse con el portafolio de patentes de Motorola y le importaba poco la parte de dispositivos móviles, que acabó vendiendo a Lenovo a finales de enero.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor