Intel sucumbe a la evolución 4G

MovilidadRedesRedes inalámbricas

La empresa lleva años tratando de impulsar este estándar para redes móviles 4G, pero la llegada de LTE y su creciente popularidad están poniendo en serio peligro el éxito y difusión de una tecnología por la que cada vez menos operadoras parecen apostar.

Intel se está enfrentando a un revés importante en su intento de conquistar las redes móviles de largo alcance, ya que cada vez parece más claro que las futuras redes móviles de cuarta generación con altas velocidades de transferencia podrían estar basadas en la tecnología Long Term Evolution (LTE), y no en WiMAX, el estándar apoyado por el fabricante de chips más importante en todo el mundo.

En los últimos meses varias operadoras de telefonía y empresas de telecomunicaciones que habían dado soporte a WiMAX han indicado que están migrando a LTE, una mala noticia para Intel, que ha invertido al menos 1.200 millones de dólares para ofrecer su apoyo a operadoras de WiMAX en Estados Unidos como en el caso de Clearwire.

El mes pasado Dan Hesse, presidente de Sprint Nextel -la tercera operadora móvil de Estados Unidos- anunció que su empresa estaba considerando el uso de LTE en su red. Esa afirmación es importante sobre todo teniendo en cuenta que Sprint había sido una de las grandes en apoyar a WiMAX ya que entre otras cosas es la mayor inversora en Clearwire, la operadora que está tratando de desarrollar una red WiMAX que dé cobertura a 120 millones de personas en EEUU a finales de año.

Otros países han seguido esa tendencia: en India varias empresas que habían ganado sus licencias para operar en el espectro de frecuencias que se utilizará en 4G indicaron que usarían LTE en lugar de WiMAX para sus redes, como en el caso de Reliance Industries, propietaria de Infotel Broadband Services, la única empresa que ha ganado una licencia nacional para ese espectro.

En el Reino Unido la operadora de WiMAX Freedom4 anunció también en junio que vendía su licencia WiMAX a un rival, mientras que en el mes de mayo la operadora rusa Yota, que había implantado una red WiMAX para 600.000 usuarios, indicó que sus próximas implantaciones estarían basadas en la tecnología LTE.

En Intel no obstante tratan de seguir apoyando a WiMAX, y Julie Coppernoll, la máxima responsable de la tecnología en Intel, afirmaba que “Creo que muchos proveedores de servicios siguen viendo a WiMAX como la mejor tecnología y creo totalmente en que la vida útil de WiMAX seguirá demostrándose. Veo a LTE y a WiMAX coexistiendo; dentro de 10 años habrá idealmente dos tecnologías funcionando“.

Intel ha destacado el hecho de que WiMAX está desarrollándose en 500 redes en 147 países, y que la tecnología se está integrando en un gran número de portátiles y netbooks, pero los analistas indican que la propia Intel parece estar refrenando su apoyo a esta tecnología.

Jim McGregor, analista de In-Stat, indicaba que “Hasta hace poco Intel no decía más que ‘WiMAX, WiMAX, WiMAX”, y ahora son más de la opinión ed que ‘bueno, vamos a terminar dando soporte a ambas tecnologías, y puede que haya potencial para que ambos estándares converjan en el futuro“.

La batalla entre WiMAX y LTE es otro de los grandes enfrentamientos en el mercado tecnológico, y nos recuerda a otras guerras de formatos como el VHS y el Beta, o la aún más reciente batalla entre Blu-ray Disc y HD-DVD. Los indicios apuntan a que WiMAX perderá esta lucha, pero puede que Intel consiga que al menos ambas tecnologías coexistan durante un tiempo. Habrá que ver si tras conseguir esa coexistencia logran mantener el interés de la industria y los usuarios por WiMAX.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor