La última fábrica de máquinas de escribir cierra sus puertas

Empresas

Godrej and Boyce, el último fabricante del mundo de máquinas de escribir, abandona la producción por falta de pedidos.

Las máquinas de escribir fueron un adelanto increíble en su época y marcaron un elevado número de cambios sociológicos y hasta de iconografía. Los escritores dejaron la pluma y las manchas de tinta y se lanzaron a teclear con furia sus máquinas de escribir.

Hasta ahora, las máquinas de escribir habían ido sobreviviendo en medio del salto al ordenador. Hasta no hace tanto, aún era incluso posible encontrar dónde recibir clases de mecanografía. Aunque su era ha llegado definitivamente a su fin: las máquinas de escribir han muerto.

Godrej and Boyce era la última compañía en el mundo que seguía fabricando máquinas de escribir en su factoría de Bombay. Sin embargo, la ausencia de un flujo de pedidos ha llevado a la compañía al cierre, según recoge el Daily Mail. Según explica el diario británico, hasta hace no mucho, las máquinas de escribir eran muy corrientes en India pero, tras el abaratamiento de precios, la población ha dado el salto masivo al ordenador.

Por el momento, la compañía guarda un stock de unos pocos centenares de equipos. Hasta 2009, producían al año entre 10.000 y 20.000 máquinas de escribir.

*Otras tecnologías de vida finita en la siguiente fotogalería

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor