Las operadoras ‘todas a una’

OperadoresRedes

Dejando competencias a un lado, las principales telecos nacionales se unieron para pedir reivindicaciones comunes -como la supresión del canon para ‘pagar’ la televisión pública en Santander.

Un año más Santander se convirtió en el centro de de las telecomunicaciones por cuatro días, del 31 de agosto al 3 de septiembre. El XXIII Encuentro de las Telecomunicaciones, que este año se celebró bajo el título “El futuro es Digital” reunió a algunas de las empresas más destacadas de un sector, que más que tocado por la crisis, se ha visto tocado por nuevos e inesperados impuestos, concretamente la ley de financiación de la televisión pública que reclama a las operadoras un 0,9% de sus ingresos y que precisamente entró en vigor durante el encuentro.
Que el futuro es digital es algo en lo que estuvieron de acuerdo todos los participantes, sobre todo porque está demostrado que el presente también lo es. Cristina Garmendia, ministra de Ciencia e Innovación, y encargada de inaugurar el Encuentro subrayó la importancia de innovación, dejando perplejo a más de uno al afirmar que España es el tercer país que más conocimiento genera.
Después de Garmendia uno de los discursos más esperados fue el de Julio Linares, consejero delegado de telefónica, que aprovechó la ocasión que se le daba para criticar la política de la Comisión Europea, “más centrada en precios que en regulación”. Afirmó tener esperanzas sobre el futuro gracias a que la Comisión acaba su mandato este año y lamentando que el marco regulatorio iniciado en 2006 no se haya terminado y haya que esperar a la lo acabe la próxima comisión, “dándose soluciones a temas pasados y dejando sin regular temas presentes”, debido a la constante innovación del sector de las comunicaciones. También se quejó de la nueva tasa con la que se financiará la televisión público a costa del 0,9% de los ingresos de las operadoras.
Sobre la nueva tasa que servirá para financiar a RTVE, Francisco Román, presidente de Vodafone, fue un poco más incisivo que Linares y afirmó que la tasa crea un efecto de desestabilización ya que “la lista de necesidades de financiación es largo y la de solicitantes también” y no hay seguridad de que a esta tasa le siga otra. Román dijo convencido que este tipo de decisiones no iba a hundir el sector, pero que “cambiaba un futuro brillante por uno mediocre”.


El miércoles le tocó el turno a Orange y a su consejero delegado, Jean-Marc Vignolles, que pidió a las autoridades un “marco regulatorio estable”, algo en lo que mucho coincidieron que se escondía una fuerte queja por la ley de financiación sobre la que arremetieron días antes los directivos de las operadoras rivales. Vignolles pidió que las administraciones públicas participen en las fuertes inversiones que tiene que hacer el sector de las telecomunicaciones “porque no tiene sentido reducir su capacidad de inversión y por tanto incrementar el riesgo de ensanchar la brecha digital”.
Refarming, la cruzada de Yoigo
El mismo día en que Orange se cuadraba junto a sus rivales para manifestar su oposición por la laey de financiación de RTVE que entraba en vigor el martes 1 de septiembre, Johan Andsjö, Consejero Delegado de Yoigo, se plantaba ante los asistentes con una presentación muy dinámica que estuvo acompañada por el reparto de palomitas y de algunas camisetas con el eslogan: Refarming ya. Ajeno a la ley de financiación de le televisión pública al no explotar servicios de televisión, Yoigo se encuentra inmersa en su cruzada particular, el Refarming o redistribución de las frecuencias de 900 Mhz.
Actualmente la frecuencia de los 900MHz se está explotando para servicios GSM y se plantea que sea UMTS la tecnología que se utilice, por eso se le denomina UMTS 900.
Según explican desde Yoigo la frecuencia de 900 Mhz ofrece algunas caracteristicas mejores que las utilizadas en la actualidad para UMTS-3G (1.900-2.150 MHz), por lo que sería posible ofrecer mejor cobertura en el interior de edificios incluso con un menor número de antenas que las actuales, algo imprescindible para una buena calidad en transmisión de datos.
El problema es que actualmente Yoigo no tiene participación en la frecuencia de 900MHz por lo que, independientemente de la tecnología que se utilizara, no podría desplegar sus redes en dicho espacio.
En su Refarming, Yoigo plantea repartir un espacio es que el actualmente telefónica posee 12,5+4mhz, Vodafone 12MHz y Oragen 6MHz en 10MHz para cada uno de los operadores anteriores, quedándose Yoigo con 5MHz. Además, la compañía plantea que se haga mediante un acuerdo y no mediante concursos públicos que encarecerían las licencias dejando a los más débiles fuera del mercado.
El planteamiento de Yoigo tuvo su réplica el jueves 3 de septiembre, y último del encuentro, cuando Guillermo Ansaldo, presidente de Telefónica, afirmó de forma contundente que el reparto de UMTS 900Mhz debería hacerse por concurso y se mostró dispuesto a negociar con el gobierno la asignación de esta frecuencia a cambio de inversiones en zonas rurales poco rentables, como ya se hiciera con las redes GSM.
Ansaldo aprovechó también para calificar de sinsentido la Ley de Financiación de la televisión pública que reclama a las operadoras el 0,9% de sus ingresos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor